•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La pelea que costaba imaginar entre un especialista en boxeo mixto y otro de boxeo puro, cultivado por largos años y reconocido como el mejor de los tiempos recientes, fue resuelta por Floyd Mayweather de 40 años vía nocaut técnico en el décimo round, sacándole el máximo provecho a una condición física adecuada para largo recorrido y el crecimiento de la rapidez y precisión de sus ejecuciones mientras el tiempo se alargaba.

McGregor sorprendió ejerciendo presión en los primeros asaltos y confundiendo a Floyd, que llegó a verse trabado sin encontrar forma de asumir la iniciativa. Esa preocupación comenzó a ser desvanecida en el tercer asalto, cuando Floyd aplicó mayor atrevimiento, y en el sexto ya era el dueño del futuro, finalmente extendido hasta el décimo.

Dijo Mayweather que trabajó sobre un plan muy bien trazado que permitió observar las propuestas de McGregor en los primeros asaltos, para poder volcarse poco a poco, mientras pisaba el acelerador, a partir del tercer asalto, fabricando los espacios para realizar el golpeo que acostumbra, combinando sus manos y ensayando descargas que provocan agobio. McGregor fue perdiendo ritmo y su resistencia fue derretida por completo al intentar mantenerse respondiendo las ofensivas de Floyd. Sobrevivió milagrosamente McGregor en el noveno round, pero no pudo llegar al final del décimo. Al amanecer de hoy, McGregor seguía tratando de escapar a la intensidad del golpeo aplicado por Floyd, tratando de protegerse con una almohada.

En el primer asalto, más especulativo Floyd y más suelto McGregor  pero sin poder llegar con claridad, aunque mostrándose como un tipo de cuidado si realizaba un trabajo audaz. En el segundo, siguió confundido Floyd frente a la agitación de McGregor, quien insistió en presionar para no ceder iniciativa, haciendo crecer la preocupación. Sorprendentemente en el tercero, McGregor se estaba estableciendo cerrándole las puertas a Floyd, que todavía no encontraba espacios para penetrar.

En el cuarto, logró funcionar Floyd abriendo con derecha y fabricando un par de combinaciones, pero McGregor sereno se sostuvo, aunque siendo superado. Mejoró considerablemente el accionar de Mayweather en el quinto y por vez primera McGregor retrocedió, aunque sin enviar señales de alarma. En el sexto, continuó el buen manejo de Floyd yendo hacia adelante disparando, combinando golpes, con pérdida de ritmo por parte de McGregor.

Golpeó fuerte Floyd en el séptimo, pero tuvo capacidad de respuesta McGregor; pareció buscar pausas sin dejar de mostrarse, aunque débilmente. Se observó flojo el golpeo de McGregor y más sólido, preciso y frecuente el de Floyd en el octavo, y en los dos últimos rounds, fiero golpeo de Floyd, físicamente entero y dramática la resistencia al castigo de McGregor, hasta terminar destruido por fuera y por dentro.