•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Qué ofensiva más intensa, bien hilvanada y abrumadora! Con tantas opciones favorables en su cabeza y sus botines, Benzema pudo amanecer como líder goleador de la Liga española y el Real Madrid como puntero majestuoso, mientras la admiración por lo que hace Asensio reiteradamente se instalaba en la cima del Everest, pero en lugar que todo eso fabricara una victoria resonante, el equipo de Zidane sudó fuerte para registrar un empate 2-2 con el Valencia, cediendo dos puntos en el propio arranque del torneo. No fue culpa de la ausencia del fenomenal Cristiano, porque se pudo golear con cifras desproporcionadas, sin embargo, no fue posible ganar. Se fajó el Valencia por encima de sus posibilidades, y por poco gana, con ese avance con tres hombres en el minuto 93, finalmente controlado entre un oleaje de angustias. 

Cómo impresiona el Madrid

Cuando uno escucha que los claros clarines de pronto levantan sus sones, es que el Real Madrid está atacando con fiereza y con firmeza, y eso ocurre constantemente aún sin la presencia del siempre letal Cristiano. Ahí está Asensio, la nueva figura, resplandeciente, marcando dos goles impactantes con su prodigioso estilete zurdo, una para adelantar 1-0, y otro para nivelar 2-2 en el minuto 83. Casi marca un tercero en el 87, bloqueado milagrosamente y con un rebote fallado por Benzema, quien llegó al Bernabéu peleado con la suerte. No, no hubiera sido justo, pero ¿desde cuándo lo imprevisto tienen relación con la justicia? Tampoco fue justo la gran atajada del arquero Neto en el minuto 91 sobre ese cabezazo de Benzema, desviando el balón hacia el poste.

El equipo estaba funcionando bien como lo demuestran las cifras y la fabricación de opciones claras, una detrás de otra, no se detenía, pero se decidió reemplazar a Isco por Kovacic. Nunca un cambio en el Real Madrid con una banca tan poblada de estrellas, provoca rascar cabezas y fruncir ceños, pero Isco está avanzando hacia el sector de los necesarios todo el tiempo posible. Eso no alteró la dinámica ni la capacidad de penetración del Madrid por las bandas y por el centro, con Marcelo y Carvajal incansables, Asensio mostrándose en todos los sectores, Modric tan incidente como siempre y Benzema puñal en mano en el área, recibiendo todo tipo de balones.

Cambio de golpes con goles

El primer gol, levantó a las tribunas. En el minuto 10, Asensio tomó un balón perdido por llegada tarde y errática de un zaguero del Valencia, se proyectó velozmente, consiguió posición de tiro entre dos, y su zurdazo junto al poste derecho de Neto, que realizó múltiples atajadas, fue perfecto, inapelable, a lo Cristiano. Empató Soler a los 18 con una entrada fulminante que tomó desarticulada a una defensa sin Ramos y sin Varane. Se adelantó el Valencia 2-2 con un avance bien manejado por tres hombres y una pelota apropiada quedando suelta para el remate de izquierda de Kondogbia, adelantando al Valencia 2-1. Y en el minuto 82, Asensio otra vez con su zurda, realizando un tiro libre también a lo Cristiano, a un lado de la barrera y paralizando a Neto, que parecía ser capaz de pararlo todo. Los últimos minutos se jugaron entre la desesperación con posibilidades de cada lado, aunque el Madrid con más profundidad, pero la pizarra no se movió. Apúntenle a Keylor dos atajadas de mucho mérito.