•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El clásico del Río de la Plata entre Uruguay y Argentina por eliminatorias hacia Rusia 2018 tendrá hoy un ingrediente añadido, por la expectativa de un posible choque Suárez-Messi y un duelo de entrenadores.

Con los dos equipos buscando pasaje directo al Mundial —los uruguayos van terceros, en zona de clasificación; en tanto los argentinos, quintos, en área de repechaje—, el partido será de dientes apretados.

Uruguay será local en un estadio Centenario a reventar, con sus 54,000 localidades agotadas para ver a un equipo que se encaramó en los primeros lugares del certamen, aunque viene de caer en los tres últimos partidos del premundial.  La esperanza de ver a Luis Suárez, artillero del Barcelona, enfrentarse a su amigo y compañero de equipo, el goleador y capitán albiceleste Lionel Messi, alimentó la expectativa.

Una lesión del delantero celeste lo puso al margen del encuentro. Pero en esas vueltas de tuerca a las que Suárez tiene acostumbrados a los fanáticos, tuvo una recuperación espectacular y el martes llegó a Uruguay con la esperanza de poder estar.

“A Suárez no lo descartaría jamás”, dijo el martes el médico de la selección uruguaya, Alberto Pan, tras la llegada del delantero. Su presencia ante Argentina dependerá de su tolerancia al trabajo grupal y “a la actividad completa”, especificó el médico. El DT celeste, Oscar Tabárez, había adelantado el lunes que Suárez está “en buen momento de esa recuperación”, aunque no arriesgó opinión sobre su presencia en alguno de los dos cotejos de la fecha de eliminatorias ante Argentina y el 5 de septiembre frente a Paraguay, en Asunción.

¿Suárez vs. Messi? 

Si jugara Suárez, los ataques de Uruguay y Argentina estarían comandados por dos de los mejores delanteros del futbol mundial. Messi tendrá la responsabilidad de conducir a Argentina fuera de la zona de repesca, a cuatro fechas del final de la eliminatoria.

Para el capitán celeste, Diego Godín, “Messi es un jugador determinante” y Uruguay deberá estar “bien cerrado para intentar cortar líneas de pase”, en un choque que, de locales, los celestes saldrán a buscar “de arranque”.

Tabárez vs. Sampaoli 

En la concentración uruguaya, el tono es de respeto hacia el tradicional rival. “Es un partido muy, muy difícil. Pero el desafío pasa por ganar. Vamos a ver a quién le da más el cuero”, resumió Tabárez, quien recordó que tuvo varias bajas “importantes” por lesión antes de este encuentro clave.

Como lo ha hecho antes, también trató de minimizar la posible ausencia de Suárez y habló del poderío de un equipo acostumbrado a pelear. “Ganamos los dos primeros partidos de las eliminatorias en un lugar donde no habíamos ganado nunca (La Paz)” y “sin Suárez y sin (el goleador del PSG francés), Edinson Cavani”, ambos sancionados al inicio del certamen, recordó.

Sobre Argentina, opinó que “es un equipo que se desequilibra voluntariamente hacia el ataque. Eso plantea problemas a resolver”. Tabárez recordó que contra los equipos chilenos dirigidos por el argentino Jorge Sampaoli, le ha tocado ganar y perder.

Para Sampaoli será un debut difícil. “Nos jugamos todo ante Uruguay”, admitió este martes en rueda de prensa en Buenos Aires. El técnico asumió la conducción de una Argentina que no encuentra su juego, e introdujo algunas modificaciones en la estructura del equipo que sigue anclada en Messi. Ante Uruguay, Argentina se presentará con Mauro Icardi, del italiano Inter de Milán, y sin Gonzalo Higuaín, de la italiana Juventus, que no fue tenido en cuenta. Además sumó a varios futbolistas del medio local para conformar un equipo con clara vocación ofensiva.