•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Envalentonado por un fallo que lo mantiene en zona de clasificación directa en la carrera al Mundial, Chile recibirá hoy a un Paraguay en terapia intensiva que busca una victoria que reviva sus esperanzas de ir a Rusia 2018.

El estadio Monumental será el campo de una batalla con sabor a final para los guaraníes y a revancha para los chilenos, que no olvidan el trago amargo que resultó un año atrás su visita a Asunción que terminó con triunfo local (2-1).

El bicampeón de América llenó su tanque de oxígeno en la clasificatoria el martes tras conocer que el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) decidió mantener la quita de puntos a Bolivia, por alinear a un jugador fuera del reglamento en encuentros ante Chile y Perú.

Fallo que le asegura a Chile mantener dos puntos de oro y con 23 unidades ocupar el cuarto lugar, que da pasaje directo a la Copa del Mundo, un punto por encima de Argentina, que a falta de cuatro fechas para el final de la clasificatoria figura en zona de repechaje.

El fallo “no modifica en nada lo que teníamos planeado para lo que continúa”, dijo el entrenador Juan Antonio Pizzi, en una rueda de prensa en la que celebró que sus jugadores están “muy bien” para enfrentar el duelo de este jueves.

En la previa, Arturo Vidal advirtió que el choque “va a ser una revancha bonita”. Vidal y el capitán chileno Claudio Bravo recordaron cómo en el partido de ida de la clasificatoria en 2016 en Asunción los paraguayos aguaron la fiesta de Chile, que llegó a ese duelo embriagado por la gloria que le significó ganar la Copa América Centenario en Estados Unidos.

Último suspiro guaraní 

Si la situación de Chile tiene matices, lo de Paraguay está más clara. Con 18 puntos y en la octava posición de la clasificatoria, los dirigidos por Francisco ‘Chiqui’ Arce tienen la misión de ganar en suelo enemigo para mantener chances de clasificar.

“Estamos convencidos de que lo lograremos”, soltó Arce en los días previos al partido ante Chile al que consideró un “buen equipo”. Ante la Roja “no hay margen de error”, aseguró el entrenador.

En la previa al choque en suelo chileno, los paraguayos mostraron su enojo por un supuesto espionaje en sus entrenamientos. “La práctica tuvo la presencia llamativa de un filmador que captó el trabajo táctico albirrojo desde la ventana de un edificio”, publicó la selección paraguaya en su cuenta de Twitter junto a un video del supuesto espía.