•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alexander Espinoza, considerado uno de los mejores peso gallo de Nicaragua (118 libras), desea “barrer la casa” para no dejar dudas de su superioridad respecto a los demás púgiles de su categoría. “Supernova”, como le apodan en el gremio boxístico, tiene récord invicto de 14 triunfos, 7 por la vía del nocáut y dos empates. 

En su brillante registro de combates, Espinoza luce triunfos sobre Carlos “Rapidito” Rueda, Henry Maldonado, Robin Zamora y Bryan Pérez, por mencionar algunos, y en octubre próximo pretende agregar a Dixon “la Esperancita” Flores (15-5-2-4 KO), rival contra el que expondrá su cetro Fedelatin de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

El combate entre Espinoza y Flores se ha venido negociando desde inicio de año, y finalmente los manejadores Marcelo Sánchez, del chontaleño Dixon, y Rosendo Álvarez, de Alexander, se pusieron de acuerdo para que se celebre. La fecha tentativa sería 14 de octubre, en un evento que organizará la promotora Búfalo Boxing, que dirigen Ruth Roa y el propio Rosendo.

“Esa pelea estaba programada para septiembre, pero él (Rosendo) me mandó una foto de Alexander en la que aparecía con una ceja cortada, entonces me manifestó que por eso no podía avanzar la pelea. Decidimos programarla para octubre y claro que va”, manifestó Sánchez, anuente a que el púgil de su promotora intercambie golpes contra “Supernova”.

Espinoza admitió que la herida que sufrió no es grave y que ya está preparándose para afrontar el combate ante Dixon, el cual asegura será “reñido”. “Ambos saldremos en busca de un triunfo y es sabido que Dixon es aguerrido. Por eso estoy preparándome bien, concentrado, como antes de cada pelea y dispuesto a exhibir lo mejor de mí. Trataré de no dejar dudas de mi calidad y de conservar mi invicto”, manifestó.

Debe ser contundente 

De lo que está completamente seguro Alexander es que no debe dejar la decisión en mano de los jueces, para evitar disgustos y sorpresas, como en su más reciente pleito ante Aron Juárez, que terminó en empate. “Será una pelea sin round de estudio, estará en juego mi título Fedelatin. No debo dejar ganarme un round, debo de ser más contundente para que los jueces no decidan al final”, aseveró Espinoza.   

Para Flores la pelea ante “Supernova” tiene un sentido especial, pues representa la oportunidad de colgarse el cetro Fedelatin, de acabar con el invicto de su oponente, de meterse en el ranking de la AMB y de superar a un púgil que pertenece a la escuadra José “Danto” Pérez (16-1-13 KO), a quien venció en diciembre del 2015, clavándole su primer revés en el boxeo rentado.

En aquella pelea ante el “Danto”, Flores no era considerado favorito, como seguramente no lo será ante Espinoza, así que de salir airoso le daría mayor brillo a un hipotético triunfo. Aunque han pasado casi dos años desde aquel combate entre Pérez y Dixon, el “Danto” alberga esperanzas de tomar revancha, pero tendrá que esperar a ver cómo acaba la reyerta entre “la Esperancita” y Espinoza.