•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

León pegó primero y pegó fuerte, los Leones ganaron el primer juego de la final del Pomares y desde la gradas la afición leonesa respondió. A pesar del cambio de horario por la reprogramación del partido (2:00 p.m.), suspendido por la lluvia, hubo fanaticada. Llegó al estadio Héroes y Mártires de Septiembre a apoyar al equipo metropolitano.

Con una afluencia de aproximadamente 3,000 personas, el equipo de León fue cobijado por el grito de ¡Viva León jodido!, que la afición entonaba cada vez que los metropolitanos conectaban un imparable, realizaban una jugada a la defensiva o el lanzador Fidencio Flores ponchaba a un rival. Mientras una de las bandas filarmónicas que acompañó siempre a la afición, sonaba “El Manicero”, canción que a su vez bailaban los asistentes al estadio. Marvin Martínez conectaba el jonrón, en la parte baja del quinto episodio, que aumentaba la ventaja leonesa a cinco carreras, entonces el canto cambió y de nuevo la afición entonaba el ¡Viva León, jodido!, himno de la Ciudad Universitaria. 

Los pocos aficionados rivenses que asistieron al encuentro no pararon de apoyar a su equipo, pese a la desventaja temprana en el marcador, aunque sus gritos fueron siempre aplacados por los rugidos de la afición metropolitana que nunca callaba, aunque le tocara el turno de batear a Rivas.

Ni siquiera el doble empujador de Félix Castillo en la parte alta del séptimo logró callar los gritos de una afición que, como si nada hubiese pasado, seguía apoyando a su equipo al grito de “¡Vamos, vamos leones!”. Siendo León una ciudad atractiva para el turismo, no pudo faltar la presencia en el estadio de extranjeros quienes, al igual que los aficionados nacionales, gritaban a  todo pulmón ¡Viva León jodido!, tal es el caso de Victoria y Amanda, dos turistas estadounidenses provenientes de Washington que llegaron al país el día miércoles, y que ayer visitaban por primera vez el estadio de León, ambas dijeron sentirse muy contentas con el ambiente que se vivía en el coloso, donde a cada momento celebraban alguna jugada importante de la escuadra leonesa. 

El out 27 cayó a las 4:20 p.m., León había pegado primero venciendo a Rivas 6-1 y desde fuera del estadio de la Ciudad Universitaria, los aficionados celebraban a todo pulmón la victoria de su equipo en esta final del Pomares.