•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

España se enfrenta el sábado a Italia en un partido clasificatorio para el Mundial de Rusia-2018, buscando una victoria que la haga un poco más líder del grupo G de clasificación europeo.

Un triunfo de la Roja en el estadio Santiago Bernabéu permitiría a España destacarse como líder en solitario de la llave, dejando a los italianos, en segunda posición con tres puntos de desventaja, ya que ahora ambos están empatados a 16 puntos, pero con mejor diferencia de goles para a Roja (+18 frente a +14).

"No somos capaces de adivinar el futuro, pero sí percibimos la trascendencia del partido, claro que sí, no se nos escapa", advirtió el seleccionador español, Julen Lopetegui, este viernes en rueda de prensa.

Lopetegui es consciente de que a falta de cuatro partidos clasificatorios por jugar, sendas victorias ante Italia y el martes contra Liechtenstein, no le asegurarían, a priori, acabar en el primer puesto, pero la dejarían en inmejorables condiciones para lograrlo.

Especialmente si los italianos caen el martes contra Israel.

Dudas en ataque

La Roja, al igual que los 'Azurri', ha ganado todos sus partidos clasificatorios, excepto el disputado en octubre del pasado año por ambas selecciones, que acabó con un empate 1-1 tras igualar los transalpinos con un penal prácticamente al final del encuentro (82).

De cara al sábado, la gran novedad en la selección española para este encuentro ha sido el regreso del veterano delantero David Villa (35 años), beneficiado por la ausencia de Diego Costa, aunque es poco probable que arranque de inicio el sábado.

Lopetegui no quiso dar detalles sobre la táctica que usará frente a una Italia que cree "va a ser un partido diferente, van a proponer cosas diferentes, soluciones diferentes, con jugadores diferentes".

Frente al uso de un delantero, Lopetegui podría intentar sortear la defensa de tres italiana con el uso de un 'falso 9', una misión que podría recaer en el joven Marco Asensio.

"Aunque me fastidie decirlo, jugar con un falso nueve es una buena idea", consideraba el atacante Álvaro Morata al canal 0.

Esta táctica le había resultado a España para ganarle la Eurocopa de 2012 a Italia en la final (4-0).

Morata podría ser la referencia ofensiva de España, en caso de que Lopetegui decidiera utilizar un ariete puro para tratar de abrir la siempre complicada defensa italiana.

En esta línea, el seleccionador Giampero Ventura contará con la baja sensible de Giorgio Chiellini, que se lesionó este viernes en el gemelo durante un entrenamiento.

Ir a ganar

Los italianos necesitan una victoria para superar a la Roja, ya que en caso de empate, por el momento, los españoles tienen mejor diferencia de goles y sólo el primer lugar de la llave da la clasificación directa para Rusia-2018.

El segundo lugar enviaría a la selección que lo logre a una repesca.

"Tenemos que ir allí a ganar, sólo nos vale un resultado, sobre esto no hay dudas", reconocía Ventura, que para el sábado duda entre un 3-4-3, que permitiría la inclusión de Lorenzo Insigne, o un 3-4-1-2, que permitiría mantener el duo Belloti-Immobile con Marco Verrati como director de orquesta.

"Me gustaría tener dos resultados a disposición, pero el hecho de tener una sola opción me da aún más estímulos", añadió el seleccionador italiano.

Italia acude a enfrentarse a España en un estadio que pisó por última vez el 11 de julio de 1982 para ganar la final del Mundial de España a la República Federal de Alemania 3-1 y que estará lleno tras venderse sus más de 80.000 localidades.

El recuerdo no puede ser mejor para una selección italiana que se enfrentará a una España que no ha perdido ningún partido de clasificación para un Mundial desde marzo de 1993.