•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Michael Buttacavoli, con diez golpes en playoffs, resultó ganador del torneo de golf Flor de Caña Open, un evento que corresponde al programa del PGA Tour Latinoamérica. El vencedor del cotejo tuvo que superar en la fase definitoria a Michael Davan, quien presentó resistencia durante todo el torneo. Tras la victoria de Buttacavoli, los organizadores procedieron a premiarlo en una emotiva ceremonia.   

El PGA Tour Latinoamérica llegó a Nicaragua con el Flor de Caña Open 2017, realizado en playa Gigante, en el campo de golf del complejo turístico Guacalito de la Isla. La competencia constó con 145 competidores de 25 países. Tras un día completo de competencia, el estadounidense Michael Davan se perfilaba como favorito para convertirse en el campeón del torneo, pero tenía cerca al también estadounidense Michael Buttacavoli, quien culminó su participación en el hoyo 18, empatando las acciones en la etapa de playoffs.

En esa ronda, ambos golfistas dieron todo por deleitar al público presente y para definir al monarca antes de que se escondiera el sol. Los contendientes exhibieron su calidad, inclusive, jugando con la poca iluminación artificial que el complejo ofrecía, pero tras diez golpes en playoffs, Michael Buttacavoli se alzó con la victoria, la segunda consecutiva en esta competencia.

Buttacavoli, tras ganar este torneo, se acreditó el título de campeón del Flor de Caña Open, además de US$31,500, cabe señalar, que en esta competencia se hizo historia por partida doble, primero por ser el primer torneo de PGA que se va a una ronda de playoffs que se tiene que definir con diez tiros, además de esto es la primera vez que un golfista se convierte en bicampeón de un torneo de PGA Tour Latinoamérica.

Luego del triunfo, Buttacavoli mencionó sentirse emocionado con su segunda coronación en este tipo de torneos, en el que tuvo que esforzarse mucho para lograr el triunfo. “Es un día muy emocionante, empecé un poco mal en el torneo, no sabía el marcador hasta que llegué al hoyo 18 y vi que mi rival terminó con -20, entonces sabía que necesitaba meter ese putt (golpe de cerca) para también terminar con -20 y así empatar y forzar los playoffs”.

“Es muy difícil mantener la concentración luego de 10 hoyos para el desempate, no he comido el almuerzo ni la cena, pero no tenía hambre, estaba siempre concentrado, ya que el torneo es el más importante en este tiempo y he jugado con confianza cada tiro”, afirmó Buttacavoli.

Sobre el lugar donde se desarrolló el torneo, Buttacavoli afirma que el campo es una belleza, y considera que no hay otro campo en este Tour donde se pueda jugar un desempate de 10 hoyos  en medio de la noche, como lo hicieron en esta final y jugarlo con el mar atrás es muy especial.