•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El manejador de boxeo Rosendo Álvarez, que junto a su esposa Ruth Rodríguez dirige la promotora Búfalo Boxing, anunció ayer el acuerdo entre José “Danto” Pérez y Óscar Amador para que se enfrenten el próximo 29 de septiembre, en un pleito pactado a diez asaltos, en 130 libras (superpluma), tres menos que en su más reciente reyerta.

Contra Amador (9-6-0-1 KO), el “Danto” realizará su segundo combate después de casi dos años de inactividad, tras haber superado el pasado 2 de septiembre a Moisés Olivas, por la vía del nocaut en tres asaltos. Esta vez, frente a un rival que viene de perder su último desafío ante el propio Olivas por decisión dividida, Pérez buscará otra victoria que soporte su buen estado de forma.

La asignatura del púgil capitalino no será tan sencilla como pareció contra Olivas, considerando que Amador es un rival chocador, que asimila la pegada de sus oponentes y que pese a no disponer de un boxeo estilístico, suelta fuerte el puño derecho en forma de upper cut, capaz de resentir a cualquiera. Eso sí, el “Danto” exhibe un boxeo más depurado y su récord de 17-1-0-14 KO evidencia lo peligroso que es.

“José Pérez es un boxeador inteligente, de fuerte pegada, que castiga con ambos puños. Está enfocado en retomar el ritmo triunfal con el que se dio a conocer y la idea es que pueda conseguir una pelea por título mundial. Iremos paso a paso, fortaleciéndolo, hasta dar ese salto de calidad”, manifestó Álvarez, creyente de que su pupilo dispone de las herramientas necesarias para brillar a nivel nacional e internacional. 

Curiosamente, Amador debutó el 26 de julio del 2013 y Pérez lo hizo al día siguiente, el primero ganó por decisión unánime y el otro por la vía del cloroformo. Mientras el púgil chontaleño sucumbió por primera vez en el pugilismo rentado después de haber ganado sus primeras seis peleas, el “Danto” sufrió su primera y única derrota después de haber hilvanado 16 triunfos, incluyendo uno por el título nacional supermosca. 

“Estuve entrenando con él (Amador), hicimos sparring, no lo conozco a la perfección, pero sé que se prepara muy bien. Creo que para mí será ventajoso enfrentar a un rival frontal, porque yo soy fajador, pero me muevo más que él, es decir que puedo contrarrestarlo. En esta pelea claramente se impondrá quien llegue con las mejores condiciones”, declaró Pérez, manteniendo un amplio margen de respeto hacia su próximo contrincante.