•   California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si se tuviera que escoger un triunfador de la exhibición que sostuvieron Román González y Srisaket Sor Rungvisai este miércoles ante los medios de comunicación en Norwalk, California, sin duda el tailandés se adjudicó el primer asalto, previo al combate que ambos sostendrán este sábado en el StubHub Center en Carson, California, donde el nica buscará recuperar la corona supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

El Legendz Boxing fue el escenario para que Román y Sor Rungvisai soltaran las manos. González subió al ring primero. Bajo la dirección de Rudy Hernández, su cutman, la estadía del nica sobre la tarima duró 10 minutos. Hizo ejercicios de estiramiento, sombra, posó para las cámaras con la bandera de Nicaragua, cumplió con el trabajo promocional y atendió a los medios nicas para posteriormente retirarse al complejo habitacional en Carson, donde se está hospedando alejado de las distracciones.

“He estado comiendo tranquilo. No quiero trabajar este jueves (hoy) en el gimnasio, espero descansar y esperar la ceremonia de pesaje”, señaló el tetracampeón, en referencia al pesaje oficial que se celebrará mañana. 

El tailandés, veloz

Srisaket Sor Rungvisai fue el tercer boxeador en hacer su  exhibición. El tailandés, vestido con un buzo amarillo, se tomó el asunto con excesiva seriedad. Hizo sombras con intensidad, mostrando un poco de lo que podría ver el sábado ante González: mucha rapidez de piernas, cambio de guardia constante, y un punto que llamó la atención fue la manera en la insistencia del jab de izquierda. Siendo él un fajador, le conviene utilizar esa mano para frenar y complicarle más la pelea al “Chocolatito”.

“No vengo a pelear con la mentalidad de que tengo el título, mi mente viene pensando como que si fuese el retador, con la misma hambre, quiero darle una alegría a la gente de Tailandia, mi deseo es volver con el cinturón y voy a darlo todo por lograrlo este sábado”, dijo Sor Rungvisai.

Inoue imponente 

El “Monstruo” japonés, Naoya Inoue, llegó al entrenamiento con su cabello rojo. El nipón fue el cuarto en subir al entarimado. Lo impresionante fue ver cómo cuida su físico, el cual luce muy trabajado, con mucha definición muscular y su velocidad de manos es relampagueante. Inoue tiene todo para impresionar en su primera presentación en Estados Unidos, buen boxeo, carisma y una pegada que asusta.

Te interesa: Conozca la agenda del Chocolatito para la revancha con Rungvisai​

Si enfrenta a Román está claro que Inoue tendrá más ventaja física que Sor Rungvisai. El japonés es levemente un poco más alto, también supera al nica en alcance de brazos, y se ve que trabaja mucho en la definición muscular. Ciertamente tiene un cuerpo para subir fácilmente a 118 libras sin problemas, y por qué no imaginar que lo veremos en 122.

No llegó Estrada

El gran ausente fue Juan Francisco “El Gallo” Estrada, rival de Carlos “Príncipe” Cuadras. Estrada estuvo muy ocupado haciéndose múltiples exámenes médicos de rigor que exigen los organizadores del evento para comprobar que está en perfectas condiciones. El mexicano prefirió quedarse en el hotel después de cumplir con esas diligencias pues estaba muy cansado tras arribar a Los Ángeles, California, casi a la medianoche del martes.

Cuadras, como de costumbre, se robó el show y mantuvo su discurso chistoso. “Voy a comerme ese gallito en un caldo, luego me tomaré un chocolatito de postre”, dijo “El Príncipe”, quien insiste en enfrentar a Román, pero antes, debe imponerse a su compatriota Juan Francisco.