•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González se apresta a celebrar una batalla crucial para su futuro este sábado en el StubHub de Carson, California. Enfrentará al monarca supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Srisaket Sor Rungvisai, en una revancha a 12 asaltos, donde tratará de recuperar el cinturón universal que perdió ante el tailandés el pasado 18 de marzo, tras un fallo sumamente controversial de los jueces. Para muchos, esa pelea la ganó el nicaragüense.

Desde ese combate las perspectivas para González han ido cambiando en función de las mudanzas de su entorno. Cambió de entrenador, centró su preparación en Japón y ya anunció que hará ajustes a su boxeo para vencer a Rungvisai. Pero, ¿serán suficientes esos cambios para ganar la batalla y recuperar su cinturón? Lo analizamos en las cinco claves de su pelea.

Ofensiva 

Necesariamente Román González deberá realizar ajustes en este rubro, pero entiéndase bien que “ajustes no son cambios”. Sus problemas en la pelea anterior no fueron generados por una mala ofensiva, más bien fue por la forma en que realizó sus ataques. El nicaragüense tuvo siempre un mismo tren de pelea que jamás falló en divisiones menores. Pero lo que sirvió en 108 o 112, es difícil que siga rindiendo similares dividendos en 115.

‘Chocolatito’ debe dosificar el volumen. No disminuir la cantidad de golpes lanzados, pero sí, alternar posiciones de golpeo, espaciar las secuencias y aumentar la colocación de sus ganchos desde los ángulos. Alternar o cambiar posiciones de ataque, significa siempre complicarle el boxeo a Rungvisai y provocar el error defensivo para llegarle con los golpes de poder, especialmente a la zona hepática.

Defensiva

Ya conoce el estilo de Rungvisai y en consecuencia su plan de pelea deberá tener en cuenta el antídoto apropiado para los cabezazos del tailandés. No obstante ese cuidado, hay otros ajustes al extremo necesarios que deberá cumplir si desea llevarse la victoria.

En primer lugar, su trabajo sobre piernas. ‘Chocolatito’ deberá evitar permanecer por mucho tiempo parado delante de la peligrosa izquierda del tailandés y al mismo tiempo, tendrá que salir en giros permanentes hacia la mano derecha de su rival. También González sabe con certeza que en esta división el golpeo enemigo hace daño y su rostro tiende a exagerar las heridas o se inflama con facilidad. Tendrá entonces que ser más cuidadoso a la hora de proteger su rostro y es de esperar - asimismo - que haya trabajado concienzudamente en los retrocesos cuando deba escapar de las combinaciones enemigas, así como en un plan B si lo complica el plan de su oponente.

Nueva esquina

Sendai Tanaka, su nuevo entrenador, será fundamental y el gran responsable por lo bueno o por lo malo que muestre el nicaragüense durante la pelea. Es un hombre que conoce de boxeo, con mucha experiencia y lo más importante, con experiencia dirigiendo a grandes figuras del boxeo mexicano y latino. Su elección para ocupar la esquina de ‘Chocolatito’, pudo ser un acierto, aunque ello solo se sabrá luego de esta pelea.

Es posible que Tanaka haya trabajado en llevar a ‘Chocolatito’ a un terreno más táctico, más práctico y con la premisa de evitar los golpes de poder del tailandés. No obstante, es difícil imaginarse a un Román González apegado a una disciplina técnica, de espera, de control de la ansiedad, de pasos laterales, de planes que insistan con el contragolpe y no con la presión continua. Por las alternativas elegidas por la nueva esquina y el grado en que su pupilo las asimile, pasa el misterio de lo que veremos.

Desempeño general 

Si bien es difícil imaginar la filosofía táctica que le haya inculcado Tanaka a ‘Chocolatito’, es posible imaginar que hay cosas obvias en su desempeño para la pelea de este sábado. Una de esas cosas obvias será alternar la pelea corta y larga. Para el nicaragüense parece muy difícil noquear en esta categoría, y quizás llegó el momento de asumir ese límite en su poder de destrucción.

Los cambios de ritmo son necesarios, aunque siempre utilizando la salida lateral. El ADN de sus desplazamientos, inevitablemente, no contempla los recorridos largos. ‘Chocolatito’ es de pasos cortos y bajo esa forma de establecer caminos para su boxeo, la distancia que se le reclama a González, será aquella que pueda imponer a partir de su trabajo desde los ángulos.

Mantener el volumen de golpeo, necesariamente, es una premisa previendo que este combate recorra toda la distancia. Al mismo tiempo, es de esperar que ‘Chocolatito’ mantenga el enfoque en toda la pelea. Este aspecto es más importante de lo que se piensa, en esta oportunidad. No olvidemos que deberá responder a las instrucciones de una nueva esquina, deberá asimilar un plan muy diferente a los anteriores y por sobre todas las cosas, deberá demostrar disciplina y cumplir con ese plan, algo complicado para quien siempre ha trabajado con tanta independencia en ese aspecto.

Las incógnitas

Que ‘Chocolatito’ respete las indicaciones de su esquina y las cumpla al pie de la letra, es precisamente una de las mayores incógnitas de esta pelea. Pero no la única. Ir a una revancha de su primera derrota, luego de 46 peleas, genera dudas sobre todo lo que ello pueda incidir en su perspectiva mental de la pelea. No sabemos cómo asimiló esa derrota y si la revancha es una motivación o todo lo contrario.

Los cambios que le imponga su nueva esquina, es decir, el nuevo plan de pelea, significa adaptarse a una nueva forma e incluso a un estilo diferente. Después de tanto tiempo de afrontar sus batallas con los mismos instrumentos, ¿estará listo para cambios radicales? Y entre esos cambios estuvo el alejamiento de personas cercanas y un lugar diferente para su campamento, algo que tanto pudo beneficiar como también pudo perjudicar.

Finalmente hay otra incógnita, aún más importante: Srisaket Sor Rungvisai. El tailandés es astuto y su esquina lo es aún más. En Tailandia hay una notoria influencia de las artes marciales en las cuales la contra estrategia es parte directa en el ADN de la preparación previa. No solo se trata de imaginar a quien enfrentamos, también imaginar que es lo que trae el rival.

No duden que Rungvisai hará cambios y recurrirá a otras herramientas. ¿Cuáles? Es un misterio, pero, por lo pronto en sus presentaciones previas hubo un cambio. Se le vio trabajando con la postura de derecho. No sabemos si la utilizará durante la pelea, pero ese cambio de postura suena lógico dentro de esa citada contra estrategia. Confundir a un rival que pierde concentración cuando lo confunden, quizás será uno de esos cambios. No obstante, que ocurra efectivamente sigue siendo una incógnita.