•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román listo y Rungvisai también. El uno pretende recuperar el cinturón que le fue robado, sin posibilidad de hacerlo con el invicto, y el otro intentando retenerlo y obtener así reconocimiento y respeto. Las intrigas saltan al tapete.

¿Hay temor por otro fallo absurdo? 

No. Con tanta presión colocada sobre los jurados, sabiendo que estarán siendo observados rigurosamente, interesados en distanciarse de las distorsiones, seguramente tratarán de ser lo más precisos posible. El CMB está interesado en eso. Lo demuestra obligando a la revancha.

¿Podrá Román neutralizar la cabeza de Rungvisai?... 

Muy difícil. Ese tipo de avance agresivo utilizando la cabeza como un tercer puño, es parte del repertorio de Rungvisai. Lo necesario es que el árbitro sea lo efectivamente oportuno y enérgico. El tailandés sabe enmascarar sus cabezazos embistiendo frontalmente.

¿Habrá nocaut? 

Solo por abrumar golpeando, y eso lo puede fabricar Román. Podría ser una pelea sin caídas. Rungvisai no pudo aprovechar el deterioro de Román después de haberlo tumbado y cortado, y su resistencia parece ser lo suficiente para sobrevivir al golpeo fuerte del pinolero, excepto, por una descarga. Pienso que decidirán las tarjetas.

¿Se atreverá Román a pelear adentro? 

Sí, porque golpea bien con repeticiones y contundencia en corta distancia. Sin inconvenientes como son las heridas, no tiene el menor temor en buscar acercamientos.

¿Qué puede ser diferente por parte de Román? 

Mayor confianza si no es tumbado y cortado, lo que le permitirá, ser el mismo de siempre, el peleador invencible, capaz de resolver cualquier estilo.

¿Lo afectará el cambio en la esquina? 

No lo creo. Pasó de Herrera a Arnulfo a Wilmer, sin ofrecer transformación, casi sin darse cuenta. Quizás Tanaka tenga una voz más autoritaria, pero lo que está por verse, es su incidencia, en dependencia de la obediencia del púgil. 

¿Será una pelea brava? 

Seguramente. Rungvisai tiene la gran oportunidad de dar un salto al reconocimiento a través de una pelea consagratoria, y Román está ansioso por un claro ajuste de cuentas. La furia compartida, saca chispas y provoca incendios entre las cuerdas.

¿Quién mejor contragolpeando? 

El nica. Sus golpes largos tienen mejor desarrollo y más ruidoso aterrizaje. Además maneja diferentes ángulos. Rungvisai tiene que meterse a las brasas con determinación. Si lo consigue, vamos a terminar sin uñas y con los nervios deshilachados.

¿A quién afectará más la pelea de largo recorrido? 

A Rungvisai, más próximo al desgaste por sus embestidas frontales y la obligación de ser incansable para poder sacudirse la presión. Lo vimos aún disponiendo de ventajas en la pelea anterior. Para poder cerrar, perdió ritmo en los asaltos centrales.

¿Quién gana? 

Román, por ser dueño de un boxeo más elástico, disponer de suficiente resistencia y poder utilizar variantes desequilibradoras. Pelea interesante, para mirarla sin parpadear.