•   California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Israel “El Magnífico” Vásquez se le recuerda por ser uno de los campeones mundiales mexicanos más aguerridos que ha habido y por las cuatro tórridas batallas que protagonizó con su coterráneo mexicano Rafael Márquez, en las que los cortes no faltaron y la sangre fue abundante. Ahora convertido en un comentarista de boxeo, analista, e incluso entrevistador, el azteca es un hombre autorizado para brindar un análisis de lo que necesita Román “Chocolatito” González para imponerse a Srisaket Sor Rungvisai.

Vásquez cree que la pérdida de Arnulfo Obando fue un golpe difícil de asimilar para Román en la primera pelea con Sor Rungvisai. El mexicano también es sincero, asegura que en su tarjeta marcó un empate, además señala algunas fallas que tuvo el nica, a quien invita a insistir con el golpeo a los bajos, pero sobre todo darle continuidad y mantener el empuje constantemente.

“Es una pelea muy difícil, pero creo que el ‘Chocolatito’ tiene más recursos para imponerse. La pérdida de su entrenador tuvo que ver en el desempeño de él en la primera pelea, eso no le ayudó. A mi gusto el resultado de ese pleito fue un empate. Las indicaciones que le dieron a Román fueron buenas, solamente hubo fallas en el desarrollo de ellas. El tema del peso también afecta, el subir a 115 libras es importante, porque el golpeo no es el mismo”, explicó Vásquez.  El mexicano considera que los cortes que provocaron mucha sangre en el rostro de Román, no afectaron en lo absoluto las condiciones de González en la primera pelea. Advierte que será clave el uso del jab y centrarse mucho en combinaciones largas sin obsesionarse con los golpes de fortaleza.

“La sangre no fue un factor, Román siempre tiró golpes, su desempeño fue bueno, solamente le faltó un empuje en la pelea. Debe utilizar más el jab, no se puede quedar parado tanto tiempo ante un boxeador tan frontal, que utiliza constantemente la cabeza, debe tratar de anularle la distancia a un peleador que maneja bien las dos guardias, eso tiene que ajustar el ‘Chocolatito’. Debe ser más constante en su golpeo, sin olvidar los golpes de poder”, señaló Vásquez.