•   California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de lo visto el pasado 18 de marzo en el Madison Square Garden de Nueva York, donde Román “Chocolatito” González no solamente fue traicionado por los jueces, quienes le dieron el triunfo a Srisaket Sor Rungvisai, sino también por el réferi Steve Willis, culpable directo de que el nica sufriera tantos cabezazos, mostrándose permisivo con el tailandés, había mucha curiosidad por conocer el nombre del tercer hombre del ring para la revancha de este sábado en el StubHub Center en Carson California.

 La Comisión de Los Ángeles estando al tanto de la situación que sucedió hace algunos meses en Nueva  York, escogió al réferi Thomas Taylor para estar al frente de las acciones, imponer respeto y hacer cumplir las reglas de forma justa. Pero, ¿Quién es Taylor?, ¿cuál es su experiencia?, ¿dispone de la calidad para estar tranquilo y pensar que se condenará al boxeo sucio del tailandés? sí, es un hombre con la suficiente jerarquía, capaz de sancionar fuertemente golpes ilegales.

Historial de Taylor

Taylor nació en Wisconsin, Estados Unidos, pero actualmente reside New Port Beach, California. Según el sitio boxRec.com, en su historial presenta un total de 248 combates desde el 2010. No obstante hay un dato sumamente interesante e importante que debe tomarse en cuenta: el réferi Thomas ha participado en tres combates con nicaragüenses arriba del ring, el más importante de estos fue el del 10 de septiembre del 2016, cuando Román le arrebató el título 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al mexicano Carlos “El Príncipe” Cuadras.

Antes de participar en el combate Román-Cuadras, Taylor fue el tercer hombre del ring en la pelea que perdió el nicaragüense Walter Castillo contra el armenio Amir Imman el 18 de abril del 2015. En ese mismo año, específicamente en julio, a Taylor lo designaron para dirigir el enfrentamiento entre René Alvarado y Joseph Díaz que terminó en una derrota para el “Gemelo” por decisión unánime.

Con lo antes mencionado, no hay dudas que la Comisión de Los Ángeles ha realizado movimientos con el fin de garantizar el espectáculo, evitando que esos choques de cabezas manchen otra vez una actuación imponente como la del nicaragüense, pero lo más importante es tratar de que no vuelva a recorrer un manantial de sangre en el rostro del nica, pues eso al final fue determinante por la impresión que causó en los jueces en Nueva York, donde ninguno vio ganar a Román, ilógicamente.