•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Srisaket Sor Rungvisai, el verdugo de Román Chocolatito González, ha dicho hoy tras vencer al nica, que sabía que en esta revancha por el cetro de las 115 libras iba a ganar por nocaut.

Luego de la pelea, Rungvisai declaró que entrenó “muy fuerte por cuatro meses y quería demostrar a todos a que vine, peleé por el orgullo de mi país, se lo dedico a mi país”.

Agregó que la preparación para esta pelea fue mejor que la anterior.

“Para la primer pelea solo entrené dos meses, en esta pelea sabía que lo iba a noquear”, dijo el vigente campeón de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Preguntado por cuál rival prefiere entre Juan Francisco “el gallo” Estrada y Naoya Inoue, Sor Rungvisai fue muy claro: “No le tengo miedo a nadie, voy a pelear con el que sea”. 

Román Chocolatito González enfrentó esta noche a Srisaket Sor Rungvisai en el StubHub Center, en California, en la pelea de la revancha por el título de las 115 libras del CMB, mismo que perdió en marzo del presente año de este año en una pelea marcada por la polémica decisión de los jueces.

Rungvisai derrotó al nicaragüense por segunda ocasión. En la anterior pelea quedó marcada por la controversia del resultado y en esta ocasión el de Tailandia no dejó lugar a dudas, pues logró un imponente nocaut que dejó por más de dos minutos en la lona a Chocolatito González.

El Chocolatito González inició la pelea pensando más en los cabezazos del tailandés que en tirar golpes, mientras que Rungvisai llegó dispuesto a ganar la pelea y conservar el campeonato.

El tailandés aprovechó la falta de concentración de su rival y conectó golpes fuertes, empujado por el hambre de victoria.

En el tercer asalto el rostro del Chocolatito González inició a reflejar el maltrato recibido por los certeros golpes que le propinó su rival, sin embargo Román inició a mostrar la pegada y combinación de golpes que lo llevó a ser campeón del mundo en cuatro categorías diferentes.

En el cuarto round la misión del nica era mejorar la versión que mostró en el anterior asalto, pero nadie contaba con que el asiático iba a soltar sus más potentes golpes, hasta derretir al Chocolatito González.