•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los dos mejores boxeadores que ha dado Nicaragua, Alexis Argüello y Román Chocolatito González, están unidos de nuevo por el destino: Ambos han sido noqueados un 9 de septiembre, en una pelea de título mundial y en revancha.

El 9 de septiembre, entonces, se ha convertido en el día de la bestia negra para el boxeo de Nicaragua.

Chocolatito González resultó noqueado anoche por el tailandés Srisaket Sor Rungvisai.

Rungvisai cazó en la cara al Chocolatito González con una larga derecha, en el cuarto round. Era la segunda y última caída del nicaragüense en el combate, que perdió de principio a fin.

Chocolatito González buscaba recuperar la corona de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que había perdido en marzo ante Rungvisai.

La revancha, pactada para el 9 de septiembre, en Carson, California, ponía al nicaragüense como el favorito, pero al final el tailandés acomodó todas las piezas a su favor y ratificó ser el verdugo del Chocolatito González: en marzo le quitó el invicto, el título y la distinción de ser el mejor libra por libra en el mundo; y anoche le dio el primer nocaut en su carrera.

El Chocolatito González fue enviado al hospital para una revisión.

Exactamente 34 años atrás, en Las Vegas, Nevada, Argüello, quien buscaba su cuarta corona, enfrentaba a Aaron Pryor, el halcón, contra quien ya había perdido en una sangrienta e inolvidable pelea.

La revancha, pactada para el 9 de septiembre de 1983 en la categoría de los súper ligeros, era del máximo interés en Nicaragua y en el mundo del boxeo.

Argüello, el caballero del ring, ya había sido noqueado por Pryor en el round 14 en una pelea pactada a 15 asaltos el 12 de noviembre de 1982.

En esta revancha se esperaba a un Argüello decidido. Pero el destino fue otro: Pryor llegó veloz, agresivo y con mucha potencia. Abrió la guardia del nica con largas y potentes combinaciones a los bajos y al rostro.

Ambos gladiadores no se guardaron nada desde el primer round.

La revancha duró hasta el décimo asalto, cuando Pryor dejó ir toda su furia contra Argüello: 14 golpes dejaron tendido al nicaragüense.

El legendario actor Jack Nicholson, con saco amarillo, estaba en la primera fila observando el combate aquella noche.

Al final, Argüello quedó en suelo, sentado contra la lona, sin piernas para levantarse, mientras Pryor –calzoneta blanca- celebraba el icónico triunfo.

Exactamente 34 años después, un 9 de septiembre, la escena se repite con un cambio de protagonistas pero con el mismo dolor para Nicaragua: Chocolatito González está tendido, estirado de cuerpo entero contra la lona, mientras Rungvisai celebra al estilo tailandés, clavando la rodilla en el suelo y cuadrando sus brazos hacia arriba.

El 9 de septiembre se ha convertido en el día de la bestia negra para el boxeo de Nicaragua.