•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Faltaron los insultos, gritos o amenazas, pero sobraron los comerciales. La última conferencia de prensa entre Saul “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin ya fue solo el requisito final para que ambos boxeadores terminaran con su gira promocional de manera oficial. Ahora solo falta que ambos pasen por el requisito de la báscula para que puedan enfrentarse el próximo sábado en la T-Mobile Arena de Las Vegas por los cuatro campeonatos mundiales que ostenta Golovkin.

“Yo los veo bien maduros y sin necesidad de tantos gritos u ofensas”, consideró el exréferi miembro del Salón de la Fama del boxeo, Joe Cortez, apenas minutos después de finiquitada la conferencia. “Son dos boxeadores profesionales, dos de los mejores que no tienen necesidad de calentar nada”. “Esta debe ser una de las mejores peleas de los últimos años “, agregó Álvarez (49-1-1, 34 KOs), de 27 años.

“Canelo” Álvarez y Golovkin llegaron temprano, par de horas antes de que comenzara la conferencia, para dar sus tradicionales puntos de vista en términos boxísticos a buena parte de los muchos medios de comunicación que siguen las incidencias del combate que comenzó a vislumbrarse hace par de años.

Palabras sobran

Después se sentaron con algunos otros periodistas para conceder entrevistas exclusivas; iguales que sus entrenadores. “Si algo aprendí: para este deporte el dinero no existe y las palabras salen sobrando, que cuando subes al cuadrilátero las cosas cambian”, dijo “Canelo” Álvarez en referencia a la pelea contra Julio César Chávez Junior, del pasado mayo, de la que salió ganador sin aparentes daños, después de los 12 asaltos.

Golovkin (37-0, 33 KOs), de 35 años, fue similar. Antes y durante la conferencia, siempre respetuoso, incluso de las fechas patrias mexicanas que adornan la función de boxeo. Dijo que arriba del ring las cosas cambian rápidamente y en ocasiones no salen como se tenía contemplado. Sus respuestas siempre son cortas; al puntos y tampoco anda con rodeos.

Reconoció, igual que “Canelo” que se juega buena parte de su legado histórico este sábado, el uno contra el otro. “Lo mejor de todo es que la pelea ya está aquí”, dijo Golovkin. “Soy Gennady Golovkin hasta que empiece la pelea. Después de que suba al ring me convierto en Triple G. No es que esté más hambriento o enojado, simplemente más enfocado”. “Esta es la pelea perfecta para los fans”, agregó. “Será la pelea perfecta para mí. Voy a disfrutarla”.