Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Derrotar al Real Estelí en el Estadio Independencia ha sido misión imposible en los últimos 19 meses, y el Diriangén no sólo pretende acabar con eso hoy (2:30 p.m.), sino que aspira algo casi increíble, ganar al menos 2-0 para mantener viva su aspiración de arrebatarle el título del Torneo de Apertura a los norteños.

¿Podrá Diriangén sin tres jugadores (César Salandia, Silvio Avilés y Donald Parrales) que hacen diferencia en su juego, remontar el marcador 0-2 con el que perdió en Diriamba y anular al club más compacto del torneo en su propia cancha, donde no pierden desde el 21 de mayo del 2006?
Aunque el último que venció a los rojiblancos en Estelí fue Diriangén el año pasado y además le quitó en este torneo, el invicto en Diriamba (3-2), las probabilidades no están de su lado esta vez.

El Diriangén necesita hacer su mejor partido del año, obviando las adversidades que se le presentarán: la afición en su contra, el marcador adverso y la ventaja sicológica que eso implica, la ausencia de sus jugadores y por si faltara más, la presión de anotar primero y luego buscar otro, lo más pronto posible. Eso sin contar que el Real Estelí intentará anotar primero para quebrarle el esquema al Diriangén.

Con ese contexto en la cancha, nadie duda que los primeros minutos serán de mucha fricción en el centro del campo, donde el Diriangén debe demostrar sí tiene las herramientas para sacar el partido.

Por eso debe ser clave el trabajo en la media cancha. Por Estelí con Elmer Mejía convertido en el alma del club por su labor destructiva y creación que lo hacen el jugador más completo de nuestro fútbol.

Su contraparte, Gabriel Álvarez, aunque no juega la misma posición que Mejía, es evidente que el Diriangén luce mucho mejor cuando el argentino se decide a encarar el juego.

Lo que suma más para el Real Estelí es que Mejía se complementa bien Franklin López en la contención, algo que le falta un poco más a la dupla del Diriangén con Remy Vanegas y Kesler Rizo.

Además los norteños encuentran en Aníbal Martínez un enlace idóneo que se suma al ataque con Rudel Calero, Sergio Iván Rodríguez y Ricardo Vega, mientras Álvarez a veces luce lento para lo movido que suele tornarse este tipo de encuentros. Y sin Salandia, la ofensiva diriambina dependerá más de la velocidad y fuerza de William Mendieta y Raúl Leguías que del buen fútbol.

En la defensa, la ventaja también parece inclinarse al Estelí no sólo por la calidad de Jaime Ruiz, Juan Pablo Chacón y Marvin Molina sino también por las ausencias de Parrales y Avilés.

Estelí luce con todas las cartas en la mano para vencer a su acérrimo rival, pero creer que sólo llegará a traer el título sin sudarse, sería cometer un grave error.