•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nuevamente Las Vegas abre sus puertas esta noche para albergar un combate trascendental. Gennady Golovkin, el flamante multicampeón kazajo de peso mediano, rey de las 160 libras, enfrenta al mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, considerado hoy como la gallina de los huevos de oro, dueño de los millones y el pago por evento en la televisión. “Canelo” lo tiene casi todo, solamente le falta el reconocimiento total de sus detractores que le acusan de enfrentar a rivales cómodos o en decadencia.

Lo cierto es que en el T-Mobile Arena se espera un choque explosivo, por el estilo de ambos peleadores. Son fajadores, sin miedo a meterse en las brasas y dueños de una pegada descomunal que puede terminar un pleito con un nocaut fulminante. Hoy se enfrentan la experiencia de Golovkin contra la juventud del “Canelo”; la frontalidad del kazajo de ir hacia adelante como un toro ante la pausa de un mexicano más técnico, calculador, capaz de boxear un poco más, manejando los hilos con tranquilidad si logra imponer su estilo.

Hace algunos años cuando por aclamación se le exigía al “Canelo” pelear con Golovkin, los pronósticos ponían la balanza a favor del kazajo pero con una ventaja superlativa. Hoy, las predicciones siguen siendo parecidas, Gennady es favorito, no obstante, la percepción ha cambiado un poco. Álvarez estrechó las apuestas, sigue estando por debajo pero logró incrementar la confianza de los expertos. Incluso si gana, no sería una sorpresa. 

Después de la derrota ante Floyd Mayweather en el 2013, “Canelo” supo elevar sus bonos, sumando triunfos importantes ante Erislandy Lara, James Kirkland, Miguel 

Cotto, más dos victorias criticadas; una contra el pequeño Amir Khan, un 147 libras que por dinero subió a 160, y otra ante el desconocido Liam Smith, excampeón mundial 154 de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Y la más reciente ante Julio César Chávez Jr., quien fue una caricatura en el ring, sin alma, solo llegó a soportar castigo como un saco para luego cobrar su bolsa de 6 millones de dólares. 

¿Por qué Golovkin favorito?

Habrá que poner a Golovkin como favorito por razones obvias. El kazajo tiene ventaja con solo el hecho de estar en su peso, más asentado, demostrando que es capaz de aguantar castigo y noquear a contrincantes más fuertes

Golovkin fue severamente criticado por reciente actuación contra el estadounidense Daniel Jacobs en Nueva York. Se impuso el kazajo por decisión unánime, pero vio cortada su racha de 23 triunfos por nocaut. Por primera vez se le vio pasando apuros, teniendo que trabajar como jornalero para poder retener sus cetros. ¡Ojo, eso sí!, Jacobs es un peleador más completo que el “Canelo”, de mucha movilidad, buen contragolpeo, capaz de meter en complicaciones a cualquiera. 

¿Qué pelea veremos?

Van a ser claves los primeros cinco asaltos, con un “Canelo” más fresco y disponiendo de oxígeno para aplicar variantes y poder frenar el torbellino de Kazajistán. Aunque muchos consideran que a Saúl le conviene una pelea más a la larga distancia, puede ser muy peligroso, es el terreno que le gusta a Gennady, pues su larga extensión de brazos y piernas le permiten cerrar espacios, desarrollando su golpe de mayor poder.

El “Canelo” tiene que arriesgar, meterse adentro a la zona de peligro, estar encima, acosar a Golovkin para que este no pueda desplegar todo su arsenal ofensivo. Álvarez debe aprovechar los espacios defensivos que deja Golovkin cuando ataca, es allí donde el azteca tendrá que explotar al máximo una de sus virtudes: el contragolpe. ¿Tiene la capacidad de tumbar Saúl a Gennady? Claro que sí, hemos visto que su mano derecha está llena de mucho poder capaz de botar una pared.

Si la pelea se alarga después del sexto, el mexicano estará en peligro. No obstante, para Golovkin es un riesgo exponerse a las tarjetas. No olviden que el “Canelo” hoy es el dueño del dinero, el rey de las apuestas y el mimado de Oscar de la Hoya. Todo esos factores influyen, más en Las Vegas.