•  |
  •  |
  • END

Qué difícil será para Devern Hansack quedarse en el staff de pitcheo de los Medias Rojas de Boston, pero eso no ha impedido que el lanzador de Laguna de Perlas siga peleando como en el spring training de la única manera que sabe hacerlo, con mucha calidad.

En un relevo excepcional ayer, Hansack lanzó 2.1 entradas sin carreras, sólo un hit permitido y dos ponches propinados, que garantizaron la victoria a Boston de 9x4 sobre los Mellizos de Minnesota. El nica entró en el séptimo episodio con dos outs, en una situación complicada que llegó a resolver sin problemas. El octavo lo tiró perfecto, y en el noveno, aunque admitió el único hit de su actuación, sacó la entrada no permitiendo más libertades.

Su efectividad mejoró a 4.66, como resultado de cinco carreras limpias en 9.2 episodios lanzados, llegó a nueve ponches, 12 hits permitidos y se mantuvo en cinco boletos.

Everth Cabrera tampoco está dispuesto a ceder terreno con los Padres de San Diego. Ayer aunque bateó de 2-0, anotó una carrera; la séptima en el spring, se robó una base (6) pero sufrió un ponche, el número 13 y dejó su promedio en .245, producto de 13 hits en 53 turnos al bate, que por cierto es la tercera cifra más alta en los Padres. San Diego ganó 11x10 a los Gigantes de San Francisco.