•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El lanzador rivense Erasmo Ramírez, de los Marineros de Seattle, realizó anoche ante los Indios de Cleveland, la que debe ser considerada su mejor apertura de esta campaña, lanzando ocho sólidas entradas de una carrera, producto de un jonrón en la tercera entrada de Giovanny Urshela, aceptando únicamente tres imparables y propinando diez ponches, alcanzando los 107 fusilamientos por la vía de los strikes esta temporada, retirando a 18 rivales de forma consecutiva, y salvo por Carlos Santana, ponchó al resto de bateadores que enfrentó, entre ellos dos veces a José Ramírez y otras dos a Jason Kipnis. Pese a haber salido sin decisión, dejando el juego 1-1, Erasmo se apuntó un triunfo emocional, demostrando su enorme valor como abridor. Finalmente, Seattle ganó 3-1 gracias a un jonrón de Nelson Cruz con uno abordo, dejando tendido a Cleveland en el cierre de la novena entrada.

En el propio primer capítulo Ramírez ponchó a dos de los bateadores más peligrosos de Cleveland y de las Grandes Ligas. José Ramírez fue la primera víctima de los lanzamientos del rivense, quien en conteo de tres bolas y dos strikes se fajó tirándole a un cambio de velocidad de 82 millas, abanicando con un swing enorme. El siguiente rival del pinolero era Edwin Encarnación, que llegaba al encuentro con 37 jonrones sobre su espalda, 98 carreras impulsadas y un promedio ofensivo de .254, pero el nica no se amilanó y le aplicó la misma dosis que a Ramírez, haciéndolo abanicar con un cambio de 81.2 millas.

No obstante, Erasmo inició su actuación retirando a Francisco Lindor con elevado al jardín derecho, antes de permitir el doble número 18 de la temporada de Austin Jackson, por la pradera izquierda, que para fortuna del nicaragüense no progresó. En la segunda entrada Erasmo hizo fallar a Jay Bruce con elevado al derecho, luego a Carlos Santana con rodado por la intermedia y enseguida permitió hit de Jason Kipnis por el jardín derecho; pero salió del peligro propinando su tercer ponche de la noche y el número cien de la temporada, esta vez a Roberto Pérez, viendo pasar una curva. 

Después de retirar dos entradas con tres ponches, Ramírez fue sacudido por el antesalista colombiano Geovanny Urshela, quien ligó un cuadrangular por el jardín izquierdo, el número 22 a la cuenta de Erasmo esta temporada. Pese al duro golpe que recibió, el nica lo asimiló e hizo fallar en orden a Lindor, con elevado a manos del jardinero izquierdo; a Jackson con elevado al central, y finalizó ponchando a José Ramírez, por segunda vez en la noche, aunque esta vez el dominicano no le hizo swing al lanzamiento.  

Del otro lado, el abridor de Cleveland Trevor Bauer, que llegaba al encuentro con balance de 16 ganados y 9 reveses, con promedio de 4.41 y 183 ponches propinados esta campaña en 163.1 inning lanzados, mantenía amarrada a la ofensiva de Seattle. En la cuarta entrada, la mejor del partido hasta esa altura, Erasmo continuó con su destacable actuación, retirando en fila a Encarnación, con elevado al derecho; a Bruce abanicándolo y a Santana haciéndolo fallar con elevado a manos del inicialistas.

Más “chocolate”    

En el quinto capítulo, Erasmo, quien buscaba su sexto triunfo de la temporada (5-6), enfrentó por segunda vez en el partido a Kipnis y lo hizo abanicar en conteo de 3-2 para sumar su sexto ponche del desafío y su número 103 de la campaña. Esta es la segunda temporada que el rivense supera la barrera del centenar de ponches, tras haberlo conseguido en el 2015, durante su primer año con los Rays de Tampa Bay, eliminando en ese período a 126 bateadores por la vía de los strikes. 

Le puede interesar:Astros castigan a Erasmo

Pero no fue todo para Ramírez, pues en el sexto inning propinó par de “chocolates” consecutivos a Lindor y Jackson, antes de hacer fallar a José Ramírez con elevado al central. Hasta ese momento, el lanzador pinolero había ponchado a siete de los nueve rivales que enfrentó e hizo fallar por la vía de los strikes, por lo menos a un contrario en cada episodio, haciendo alarde de su plusvalía, ante un equipo que tenía balance de 96 victorias y 57 derrotas, la segunda mejor marca de las Mayores, solo superados por un triunfo de los Dodgers, hasta antes de la jornada de anoche.

En el cierre del sexto inning, después de permitir imparable de Mitch Haniger, Bauer se metió en complicaciones permitiendo un sencillo de Robinson Canó por el central y Seattle ubicaba corredores en las esquinas, con Nelson Cruz en el cajón de espera, pero este falló con un elevado inofensivo a manos del intermedista José Ramírez. Erasmo apareció en la séptima entrada e hizo fallar por cuarta vez en el partido a Encarnación, esta vez con rodado a la antesala; continuó con Bruce haciéndolo fallar con elevado al central y finalmente a Santana.

A esas alturas del partido, el nicaragüense había retirado a 15 bateadores en fila, con solamente 89 lanzamientos. De hecho, desde que aceptó el jonrón de Urshela, Erasmo no permitió que nadie se colocara en las almohadillas, mostrándose incluso mejor que Bauer. En el cierre de ese capítulo, Kyle Seager abrió con un doblete y anotó tras hits de Yonder Alonso y error de Bruce intentando receptar la pelota. En el octavo, Ramírez subió nuevamente al montículo y rápidamente ponchó a Kipnis haciéndolo abanicar; a Pérez con elevado y se desquitó de Urshela ponchándolo.