•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Termómetro de la sexta jornada de la Liga española.

SUBEN:

Ernesto Valverde: Mientras se hablaba de la marcha del brasileño Neymar al PSG, del frustrado último día de fichajes del Barcelona o de la lesión de Moussa Dembelé, sin ruido, con trabajo, partido a partido, la puesta en escena del Barça de Valverde es incontestable: seis partidos, seis victorias, 18 puntos, 20 goles a favor y dos en contra. Es el mejor inicio de la historia del club.

Dani Ceballos: En Vitoria llegó su momento. Sólo había jugado cuatro minutos, un tiempo residual, en el triunfo contra la Real Sociedad, hasta la visita al Alavés, el partido de su debut como titular con el Real Madrid en la Liga, el día que tanto esperaba y que aprovechó al máximo, con los dos goles de la victoria: los mismos que había marcado en Primera en los 66 partidos anteriores.

Lucas Hernández: "Está impresionante. Lleva siendo el mejor o entre los tres mejores todos los partidos. Y entrenando es el que más intensidad pone todos los días. Él ahora no está aprendiendo de mí, sino yo de él", decía Filipe Luis al término del choque contra el Sevilla sobre el internacional sub'21 francés, quizá pronto con la selección española. El valiente, rápido y fenomenal central representa como nadie la diversidad que maneja hoy el once atlético.

Celta: Una sola victoria en cinco jornadas, el 1-0 ante el Alavés de la tercera cita, había generado ya dudas sobre el nuevo proyecto de Juan Carlos Unzué en el conjunto vigués, necesitado de una reivindicación como la que lanzó con el 0-4 este domingo contra el Eibar en Ipurúa. Un plus de tranquilidad a corto plazo.

BAJAN:

Eduardo Berizzo: Su Sevilla llegó al Wanda Metropolitano a golpe de cuatro victorias consecutivas, las cuatro sin goles en contra, e instalado en la segunda posición; salió de allí doblegado con mejor sensación en el propio equipo que en el espectador, que observó a un conjunto que manejó una posesión insustancial, sin nada de profundidad; concedió dos goles en sendos errores y solo tuvo una ocasión... y de rebote.

Athletic: En una semana ha sufrido dos derrotas y un empate, una indudable merma de las expectativas con las que había iniciado la campaña, mucho más tangibles en los resultados que en el juego, con el agravante de la igualada que concedió este sábado en Málaga, cuando ganaba por 1-3 y jugaba contra diez. 8 puntos de 18 posibles.

Fran Escribá: "Lo único que genera esto es un enfado enorme por haber hecho mal las cosas", avisó el técnico después de la derrota por 4-0 en Getafe. No ha logrado aún arrancar el equipo amarillo, fuera de la fiabilidad que ha demostrado en los últimos tiempos, sólo capaz de ganar dos de los seis duelos, goleado también en San Sebastián (3-0), y con nueve tantos ya en contra en esta Liga.

Deportivo de La Coruña: Sin moverse por tercera jornada consecutiva de la zona de descenso, hay preocupación en el equipo gallego. Lo transmite el técnico Pepe Mel sin matices: "Un equipo que lleva 15 goles en contra... Está claro dónde tenemos el problema, más allá de que hayamos fallado ocasiones. Si no aciertas en las dos áreas lo normal es perder y si fallas en la tuya propia todo se complica mucho más".