•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Erasmo Ramírez pasó de los Rays de Tampa Bay a los Marineros de Seattle el pasado 28 de julio, apareció en este diario un artículo titulado: “Erasmo y su nuevo comienzo”, señalando en el primer párrafo del mismo que este cambio se perfilaba para Erasmo como “el primer paso de su definitivo establecimiento como abridor en el máximo escenario del beisbol mundial”. 

Tal publicación tuvo como principales argumentos dos aspectos claves: el primero, que los Marineros habían anunciado que le darían a Erasmo una oportunidad como abridor; y el segundo, que Ramírez regresaba a Seattle “convertido en un pistolero de efectividad comprobada, con mayor madurez y mejor dominio de sus recursos”.  Si bien es cierto se tambaleó en sus dos primeras presentaciones, luego se volvió en un tiro seguro en la rotación de los Marineros, tanto que se le empezó a considerar el lanzador más consistente entre los abridores del equipo.

Sencillamente impresionante

Así ha sido el trabajo de Erasmo desde su arribo a los Marineros, equipo que encontró en él a un tirador efectivo y altamente competitivo. “Ha sido precisamente lo que pensábamos que estábamos agregando, alguien capaz de darle la vuelta al lineup tres veces”, expresó el mánager de Seattle, Scott Servais, mientras el nicaragüense se lucía realizando aperturas de calidad.  “Nos ha brindado seis innings competitivos cada vez que lanza y ojalá eso continúe. Nos hace falta”, manifestó el timonel, reconociendo que el rivense estaba cumpliendo con las expectativas que el equipo tenía con él.

Tan impresionante ha sido el nivel que Erasmo ha mostrado con los Marineros, que tras su magnífica labor del pasado viernes inutilizando a los feroces Indios de Cleveland, Servais señaló que “no hemos tenido una salida como esta desde hace bastante tiempo… El trabajo de Erasmo en el montículo fue increíble”, y remató su lluvia de elogios sobre el derecho asegurando que “en la mayor parte de la temporada, Erasmo ha sido uno de nuestros jugadores más consistentes”.

Los números hablan

Las palabras de Servais tienen como principal testigo los números de Erasmo Ramírez. Ciertamente tiene un balance negativo de una victoria y tres derrotas, sin embargo, de sus 10 aperturas con los Marineros, siete han sido de calidad y seis de estas de forma consecutiva, lo que deja en evidencia su gran dominio. Durante su estadía con Seattle este año, Erasmo ha tirado en 57 episodios completos y ha permitido 24 carreras limpias (26 en total), consiguiendo una llamativa efectividad de 3.79.

Un dato que asombra de Erasmo y que deja en evidencia su gran control es su interesante relación entre bases por bolas otorgadas y ponches propinados, pues en 57 innings lanzados solo ha regalado  13 pasaportes y ha conseguido ponchar a 52 adversarios. Sin duda alguna, el muchacho le está cumpliendo a los Marineros, que deberían garantizarle un puesto en la rotación para el próximo año.

El último reto

El miércoles 27 de septiembre Erasmo realizará ante los Atléticos de Oakland su última apertura de la temporada regular y seguramente buscará cerrar de la mejor manera posible su gran momento con los Marineros. Ante los Atléticos no le ha ido mal este año y podrían ser su próxima víctima, pues en una apertura y en un trabajo como relevista les lanza para 3.24 y los limita a un promedio de .294. De tal forma que Erasmo debe estar planeando un cierre de lujo para una temporada en la que se ha graduado como abridor.