•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert jugó como tercera base titular y conectó un imparable en tres turnos al bate en el juego que los Medias Blancas de Chicago la ganaron 8-1 a los Reales de Kansas City en la jornada dominical de Grandes Ligas. 

El nicaragüense mejoró su promedio ofensivo de .233 a .235, registro que es producto de acumular 32 cañonazos en un total de 136 turnos oficiales al bate en 55 juegos. De sus incogibles solo nueve son extrabases, siete dobles y dos cuadrangulares.  En este 2017 ha anotado 10 carreras y empujado 10, ha recibido nueve bases por bolas y se ha ponchado en 36 ocasiones.

Su actuación

En el juego de ayer, el antesalista costeño se presentó al cajón de bateo por primera vez en el tercer episodio para enfrentar al abridor Lucas Giolito, quien ganó el encuentro. Con cuenta de un strike y un lanzamiento malo, Cuthbert decidió fajarse con un cambio de velocidad y solo pudo conectar un roletazo a la zona de las paradas cortas, donde el shortstop Tim Anderson agarró la bola y tiró a la inicial para ponerlo fuera. 

Luego, en su segundo turno al bate, logró descifrar al abridor de Chicago y al primer lanzamiento, una bola rápida de cuatro costuras que se movía a 92 millas por hora, consiguió un sencillo por el jardín central. No pudo progresar en las almohadillas, pues sus dos siguientes compañeros, Alex Gordon y Whit Merrifield, fueron reducidos a la inutilidad.

El séptimo episodio, conocido como el inning de la suerte, fue muy malo para el nicaragüense, pues además de fallar a la ofensiva con un roletazo por la tercera base, falló a la defensiva tras un batazo de Nicky Delmonico. Este fue el sexto error del nicaragüense en la actual temporada del mejor beisbol del mundo y el quinto que comete como jugador de la tercera base