•  |
  •  |
  • END

El nicaragüense Everth Cabrera parece empecinado en hacerle cada día más difícil la decisión a la dirigencia de los Padres de San Diego en dejarlo o no en Grandes Ligas.

En una actuación destacada ayer, disparó doble remolcador de dos carreras ante el abridor Jason Schmidt y puso la pizarra 2x0 a favor de los Padres a la altura del segundo episodio frente a los Dodgers de Los Ángeles.

Luego robó tercera base, la séptima, y aunque no anotó, pues había dos outs cuando conectó el extrabase, la ventaja jamás la perdieron los Padres por lo que fue decisivo su tercer doble del spring training para la victoria 7x3 sobre los Dodgers.

“Estoy viendo mejor la bola y la presión no me está afectando. Le miré bien el sinker a Schmidt y casi le sacó la pelota entre el jardín derecho y el central. Es difícil decir que me voy a quedar, pero creo que estoy mejorando mi rendimiento”, dijo Cabrera a EL NUEVO DIARIO después del encuentro en el que estuvo de titular en el campo corto y octavo bate.

En el quinto se embasó por escogencia y después anotó por un sencillo al derecho, pero falló en otras dos ocasiones para dejar su promedio en .246, producto de 14 hits en 57 turnos, que por cierto es la tercera cifra más alta de todo el equipo.

Cabrera además llegó a ocho carreras anotadas y a seis remolques, mientras se mantuvo con tres boletos y 13 abanicados en 26 partidos jugados. Para esta semana está previsto que se defina de una vez por todas si se queda o no en el equipo grande.

“El trabajo diario que hago por las mañanas con el coach de bateo me ha dado muy buenos resultados, espero que los suficientes, como para que se compense con mi desempeño en la defensa”, concluyó Cabrera.