•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Roniel Raudes llegó al viejo Estadio Nacional Dennis Martínez con una apariencia de total seguridad, así como luce cuando está sobre el montículo. En todo tiempo se le observó enfocado, como si estuviera en los segundos previos a soltar un envío ante el más peligroso bateador. Compartió un momento con algunos miembros de la selección y tras atender con amabilidad a los medios de comunicación, se entregó de lleno a su primer día de entrenamiento como jugador de una preselección mayor, pese a que todavía su organización, los Medias Rojas de Boston, no le han dado el permiso de jugar con Nicaragua. 

“Esta es la primera vez que me convocan para tener la oportunidad de jugar con una selección mayor. Le doy gracias a Dios por la oportunidad que se me ha dado de estar en la preselección, para mí es un orgullo aparecer entre los 53 convocados”, comentó el joven granadino de 19 años, añadiendo que “voy a darlo todo para quedar en el equipo, entrenaré al ciento por ciento todos los días”. 

Merecedor del premio al mejor lanzador de Ligas Menores de los Medias Rojas en el 2016 y considerado uno de los nicaragüenses con mayores posibilidades de escalar hasta las Grandes Ligas, Raudes está consciente de que para quedarse en la selección deberá realizar un gran esfuerzo. “Sé que hay mucha competencia en la preselección y que hay muchos lanzadores de gran calidad, pero estoy listo para luchar hasta el final por un puesto. Me alegra que este sea un equipo compacto, con mucho talento joven y destacados peloteros veteranos”, manifestó el sobrino de Julio César Raudez y nieto del recordado Diego Raudez.

“Todavía no está el permiso, pero estamos haciendo todas las gestiones para conseguirlo. Creo que es muy probable que me lo den para lanzar en diciembre en los Juegos Deportivos Centroamericanos”, adelantó el muchacho, agregando que “estar en este evento es un reto grande, quienes integremos la selección debemos darlo todo para que la medalla de oro se quede en Nicaragua”. 

“Tienen planes importantes conmigo”

La temporada del 2017 no fue de grandes números para Roniel, pero sí de mucho aprendizaje. El granadino consiguió cuatro victorias y siete derrotas con una efectividad de 4.50 en 23 aperturas con el equipo Salem Red Sox, sucursal Clase A Avanzada de Boston. “Esta fue una campaña y muy dura para mí, pues aunque di lo mejor que tenía en cada partido, no siempre las cosas me salieron bien”, reflexionó el jugador.

Sin embargo, confirmó que “la organización tiene planes importantes conmigo”, lo cual se debe a que mejoró sus picheos y agregó a su repertorio un slider que seguirá practicando, además de mejorar su forma de pensar cuando está en la loma de los infartos y mantener la velocidad de sus disparos entre las 91 y las 93 millas por hora (mph).