•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Chelsea ganó 2-1 al Atlético de Madrid en el descuento, este miércoles en el estreno del nuevo estadio Wanda Metropolitano en la Liga de Campeones, en la segunda jornada.

Antoine Griezmann abrió el marcador al transformar un penal, pero en la segunda parte Álvaro Morata equilibraba con un cabezazo (60) y Michy Batshuayi hizo el 2-1 en el 90+3.

Morata anotó el primer gol del Chelsea en el partido. Foto: AFP/END

La victoria deja al Chelsea líder del grupo C de la 'Champions', mientras el Atlético se quedó en un complicado tercer puesto, por detrás de la Roma, vencedora 2-1 del Qarabag azerbaiyano este miércoles.

El Chelsea impuso su completo dominio ahogando a un equipo rojiblanco, que apenas creó peligro mientras veía llegar a los contrarios continuamente a la portería defendida por Jan Oblak.

- Pesadilla morata y Hazard -

Álvaro Morata y el belga Eden Hazard fueron una auténtica pesadilla para la defensa atlética, en cuyo eje Diego Godín y Lucas Hernández se las veían y deseaban para sujetar al español.

Antes de llegar a los 10 minutos de juego, los ingleses ya habían disparado en tres ocasiones a puerta y al cuarto de hora Hazard estrellaba un balón en el palo izquierdo de Oblak (13).

Presionado por los hombres del Chelsea, el Atlético no lograba salir con el balón controlado, mientras los ingleses sumaban en ataque a Marcos Alonso y Victor Moses por las bandas.

A la media hora de juego, Hazard se sacó un disparo desde la frontal que blocó Oblak (27).

El Atlético no acababa de conectar, ni de llevar auténtico peligro al área inglesa, pero entonces David Luiz provocó el penal que adelantaría a los rojiblancos.

El brasileño empujó a Lucas Hernández en un saque de córner y transformó Griezmann (40).

El francés, que ya había hecho el primer gol en Liga en este nuevo estadio, se convertía también en el primer goleador en campeonato europeo, para adelantar a su equipo.

El tanto animó a los locales que antes del descanso todavía tuvieron una nueva oportunidad cando Koke soltó un latigazo que despejó Courtois, directamente a los pies de Sául Ñíguez que soltó otro tiro raso ligeramente desviado (45+1).