•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su última apertura de la temporada, Erasmo Ramírez no ganó ni perdió y tampoco pudo forjar un trabajo de calidad contra los Atléticos de Oakland, un equipo ante el cual la suerte suele abandonarlo. El tirador rivense, que venía de una magistral actuación ante los legendarios Indios de Cleveland, no lució dominante y desde el principio fue víctima de sus rivales, que lo atacaron con ocho imparables (5 dobles) y cinco carreras (3 limpias) en el juego que los Marineros de Seattle perdieron 6-5.

Erasmo, que dejó el juego perdido 5-3 luego de cinco episodios lanzados, terminó la temporada con balance de cinco victorias y seis derrotas, siendo esta la cuarta campaña en la que finaliza con un récord negativo, pues ya lo hizo en el 2012 (1-3), en el 2014 (1-6) y en el 2016 (7-11). Sin embargo, los 109 ponches que consiguió este año son la segunda cifra más alta de su carrera, pues en el 2015 consiguió 126. 

Si bien es cierto Erasmo no construyó una apertura de números impresionantes, claro está que su cierre con los Marineros, consiguiendo siete trabajos de calidad en 11 aperturas, le hacen merecedor de tener la oportunidad de pelear por un puesto en la rotación para la próxima temporada.

Mal inicio

Ayer, Erasmo subió al montículo con la misión de vencer por primera vez en su carrera a los Atléticos, que por su parte buscaban sostener el dominio que por siempre han ejercido sobre el pistolero rivense, quien en 15 juegos, nueve de ellos como abridor, registraba siete derrotas contra sus rivales de ayer. Como si esta racha negativa no tuviera fin para Ramírez, en tan solo el primer episodio, en el que los de Oakland se adelantaron 1-0, la derrota empezó a hacerle señas. Doble de Matt Joyce, sencillo de Jed Lowrie y elevado de sacrificio de Khris Davis lo pusieron atrás en la pizarra. 

Tras resolver sin permitir anotaciones, el segundo episodio pese a recibir sencillo de Matt Chapman, volvió a ser atacado en la tercera entrada. Franklin Barreto conectó un doblete por el jardín central y avanzó hasta tercera por un error del guardabosque Jacob Hannemann. Acto seguido, Marcus Semien conectó un largo elevado por la misma zona y puso el marcador 2-0, como para recordarle a Erasmo que no puede ganarle a los Atléticos, equipo ante el que registraba una efectividad de 4.78 de por vida hasta antes del juego de ayer.

Episodio complicado

El cuarto inning fue difícil para Erasmo y los Marineros, pese a que en la parte alta lograron empatar el juego gracias a un sencillo de Robinson Canó y un cuadrangular de Nelson Cruz. Con el duelo 2-2 se creyó en la posibilidad de ver a Ramírez enderezarse, pero no fue así. Ryon Healy inició la tanda con un doble y avanzó a la antesala gracias a un error de Erasmo en tiro a la inicial que además le permitió a Matt Chapman alcanzar la primera almohadilla. Con hombres en las esquinas, Bruce Maxwell con un cañonazo y Mark Canha con otro fly de sacrificio movieron la pizarra a 4-2. 

El episodio continuó y no para bien del rivense, pues tras otorgarle base por bolas a Semien, Joyce conectó su tercer doble del encuentro y estableció el marcador en 5-2, otro duro golpe para Erasmo, que veía cómo una vez más los Atléticos lo superaban. 

Es imposible

Doblegar a los artilleros de Oakland sigue siendo una misión imposible para Erasmo Ramírez. Ayer, este equipo logró conectarle ocho imparables y producirle cinco carreras--tres de ellas limpias-- en cinco episodios, un ataque similar al que le propinaron el 10 de junio cuando los enfrentó como abridor con el uniforme de los Rays de Tampa Bay. En esa ocasión, le ligaron 10 cañonazos y le produjeron tres anotaciones limpias en 5.1 innings lanzados. Tras la de ayer, Erasmo acumula siete derrotas sin victorias en 10 aperturas en su carrera contra los Atléticos, un registro que asusta.