•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin rival confirmado, el muchacho chinandegano Roberto “Dinamita” Arriaza, de puños de acero y pegada demoledora, ya tiene fecha para volver al cuadrilátero tras seis meses de inactividad. “Peleo en noviembre próximo, es un hecho, solo espero que Pablo Osuna, promotor de Nica Boxing, me diga contra quién me enfrentaré”, explicó el pugilista.

Arriaza se alejó del ring desde mayo pasado, cuando noqueó al colombiano Francisco Cordero en el gimnasio Rosendo Álvarez de Telcor, Managua. Desde entonces no pelea, alegando que una lesión en su tobillo derecho le impidió continuar con su ritmo frenético de triunfos. “Gracias a Dios ya me siento mucho mejor, estaré listo para noviembre sin problemas”, aseguró el apodado “Dinamita”.

Planes de Arriaza

Con un balance de 15 victorias (12 nocauts), sin derrota, peleando en 147 libras, un peso escaso en Nicaragua, el récord de Arriaza es sumamente atractivo para servir de material de exportación, lo que le significaría embolsarse buen dinero, pero a un precio caro, pues enfrentaría rivales de jerarquía que están buscando boxeadores con buen récord para seguir escalando peldaños y llegar a disputar un título mundial.

Y es precisamente lo que Arriaza quiere evitar, ser escalera de púgiles. Por eso ya tiene graficado lo que podría venir en su futuro, sin descartar regresar a Estados Unidos, donde realizó un par de combates, triunfando ante Camero Kreal y Benjamin Whitaker. “Se está hablando de hacer unas cuatro peleas y buscar la oportunidad de un título mundial el próximo año”, dijo el púgil. Actualmente, Arriaza está entrenando en el gimnasio Róger Deshon.