•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con miras a buscar un combate fuera de Nicaragua que le garantice una buena bolsa, el excampeón mundial José “Quiebra Jícara” Alfaro se encuentra sumergido en el gimnasio Róger Deshon, enfocado en su próximo combate programado para el 13 de octubre en Malpaisillo, León, donde la empresa Búfalo Boxing —de Rosendo Álvarez y Ruth Rodríguez— montará un evento con Alexander Espinoza y Dixon Flores protagonizando el choque estelar.

El rival de Alfaro será un panameño, pero el nombre será revelado en las próximas semanas, puesto que Álvarez todavía se encuentra en proceso de negociación. “Cuando esté el contrato firmado, daremos a conocer quién es. La pelea será en 143 libras”, manifestó Álvarez. Por su parte, “Quiebra Jícara” dijo sentirse en un estado físico inmejorable, a pesar de haber sufrido con el peso ante de su última pelea ante Jesús Vidal, a quien noqueó en Nagarote. “Estoy trabajando fuerte, sobre todo en la parte física”, aseguró. 

De sus últimos 5 combates, Alfaro tiene un balance de dos triunfos, dos derrotas y un pleito anulado. Ese par de descalabros fueron contra el filipino Jason Pagara y el mexicano Pedro Campa. Ante Vidal triunfó en un pleito de trámite que sirvió para revitalizar su confianza. Lo que se pretende con José es levantarle un poco más el perfil y luego dar el salto en busca de un duelo internacional por un título latinoamericano o plata de cualquier organismo.

Rusia podría ser un de los destinos donde Alfaro pelearía el próximo año. En ese país hay buena paga para peleadores de 140 libras o más. Por esa razón, Mayorga está tomando riesgos de ir a Rusia a cambio de una paga excelente.