•  |
  •  |
  • END

El fútbol es espectáculo y el Diriangén brindó ayer uno de los mejores. Le dio al Walter Ferreti una cátedra de cómo se defiende la camiseta en las peores condiciones como estuvieron los diriambinos ayer, perdiendo 3-1, con dos hombres menos y aún así sacar una igualdad 3-3 en la segunda fecha de la hexagonal del Torneo Clausura.

En el primer tiempo, blanquinegros y Ferreti ofrecieron uno de los mejores 45 minutos que se haya visto en partido alguno. Los capitalinos se fueron encima buscando cómo llegar al arco rival, sin importar que estuvieran en la casa del Diriangén.

El dominio del juego brindó sus frutos, Ferreti se puso adelante por un balón filtrado por Wílber Sánchez y bien aprovechado por Alejandro Barrios para el 1-0 al minuto 23. Lejos de venirse abajo, los blanquinegros ripostaron dos minutos más tarde con un gol de Marcos Méndez después de recibirlo de la pierna prodigiosa de Hugo Silva.

El equilibrio en el marcador ofreció un juego más parejo en la cancha hasta que Alejandro Barrios en otra jugada fortuita, pusiera su segundo tanto, aunque gran parte del crédito se lo llevó su compatriota hondureño, Alexis López. Por si faltara más presión al Diriangén, Erick Mondragón selló el 3-1 al 38, con un cabezazo estupendo tras un tiro de esquina.

Así concluyó el primer tiempo y los hechos posteriores jamás darían una señal de lo que se vendría al final. Diriangén sufrió dos expulsiones merecidas en el complementario, por una falta por atrás que cometió Remmy Vanegas a Wílber Sánchez y minutos más tarde, Donald Parrales salió por su segunda amarilla, luego de otra a Barrios.

Las condiciones estaban dadas para pensar en una goleada al Diriangén, ante un equipo que le faltó al respeto en su cancha y trató de hacerle más daño, dadas las circunstancias. Pero al Ferreti le salió el diablo vestido de Cacique.

Hugo Silva acercó al Diriangén 3-2 en una jugada extraordinaria de contragolpe al minuto 76 y al 77, Herbert Cabrera marcó el tanto que dejó boquiabiertos a los rojinegros. Después, ambos clubes tuvieron para hacer uno más, los capitalinos a través de Freddy Villareina y Diriangén, con el siempre valioso aporte del argentino Hugo Silva.

En Somoto, el Real Estelí doblegó sin problemas al Real Madriz 3-1 con goles de Elmer Mejía al minuto 16, Clifford Wilson empató al 48, pero las anotaciones de David Martínez al 54 y Rudel Calero al 86, sellaron el triunfo y la cima de la hexagonal para los estelianos.