•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Su rostro se ha vuelto familiar en el ámbito deportivo y no es para menos, Angélica Ramírez ha destacado por ser la primera mujer en Nicaragua que dirigirá una Selección Nacional de Beisbol, en este caso la sub-10, además de ser instructora de la academia de beisbol de la Alcaldía de Managua. Pero, ¿quién es Angélica Ramírez?

Angélica Isabel Rivas Ramírez nació en Managua, específicamente en el barrio Larreynaga, aunque fue criada en el barrio El Paraisito. Como ella misma afirma es “hija orgullosamente de Augusto Ramírez y Mercedes Fidelina”, quienes todavía están vivos y a quienes ella considera uno de sus principales pilares.

“Fui formada con una línea de respeto, de orden y de honradez, mis padres me enseñaron a que uno debe ganarse el pan de cada día de manera esforzada, porque las cosas no son color de rosa ni caen del cielo”, afirma Ramírez.

La dirigente cuenta que se inició en el beisbol desde hace unos 10 años, “cuando yo estaba más joven, me ponía a jugar beisbol con los muchachos del barrio El Paraisito, yo era la única mujer y el resto eran varones, un día con un pelotazo golpeamos un vehículo y todos sentimos mucho temor, en ese momento pasó un señor que fue quien me cambió la vida y a quien nunca voy a dejar de mencionar: don Julio Montenegro, él fue quien me inició en esto, me abrió las puertas a este mundo y me enseñó que no todo es dulce en este deporte”. 

“Don Julio me invitó al campo El Dorado a participar en la liga Denis Martínez, que él mismo organiza, y fue ahí donde yo nací, posteriormente él me invitó a participar en capacitaciones. A partir de ahí unos compañeros me invitaron a un nacional de beisbol, mi primera experiencia fue en Chinandega y por falta de conocimiento y aplicación de reglas, me fue bastante mal, pero eso no me impulsó a retirarme, al contrario, me ayudó a querer mejorarme y me inspiró a actualizarme”, argumentó Angélica Ramírez.

Ramírez aduce que su primer salario como entrenadora de beisbol lo devengó siete años después de comenzar a trabajar como mánager. “Al principio dirigía como voluntaria, nunca me ausenté de mi puesto por asuntos de dinero. Después de eso, yo animé para que la liga da la Alcaldía de Managua se organizara y se federara y gracias a eso comenzaron a apoyarme para que yo devengara un salario”.

Posterior a eso, Ramírez participó en otras capacitaciones a las que fue invitada por la MLB y donde Priscila Cisneros (coordinadora de Operaciones de Beisbol para Nicaragua de la Major League Baseball vio las capacidades con que esta contaba en el terreno de juego.

Principal problema

La timonel de la Sub-10 cuenta que a lo largo de su carrera ha tenido que luchar contra muchas dificultades, una de las más grandes ha sido el machismo, “muchos de mis compañeros de equipo, los coaches, técnicos, entre otros, no se sentían bien de que yo estuviera avanzando, yo no quería desplazar a nadie y no vengo a desplazar a nadie, ni que a alguien se le apagara su brillo. Gracias a Dios, desde que comenzó a impulsarse la iniciativa del Gobierno de que se les dé más apertura a las mujeres, las cosas han cambiado”.

Uno de los mayores retos que enfrenta una persona con el trabajo de Angélica Ramírez está relacionado a la familia, principalmente porque su trabajo propicia que deba abandonar por largos periodos de tiempo a sus seres queridos. Actualmente, Ramírez tiene a una de sus nietas internada en el hospital por fiebre alta y mientras eso sucede, la mánager debe estar cumpliendo sus compromisos de trabajo con la selección sub-10.

“Por lo menos los niños (de la selección sub 10) se han convertido por el momento, en mi familia, y de hecho ya siento que ellos son parte de mi familia, yo soy como su mamá”, finaliza la entrenadora de la Selección Nacional Sub 10, mientras toma a uno de los seleccionados de la mano y lo lleva a su cama para acostarse a dormir, ya que al día siguiente tiene entrenamiento con los demás seleccionados nacionales.