•  |
  •  |
  • END

Ecuador, con mejor fútbol que puntería, debió conformarse con un agónico empate a un tanto en Quito ante Brasil este domingo, en un partido de la undécima fecha de las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Sudáfrica-2010.

El atacante Julio Baptista abrió el marcador para los brasileños al minuto 73, mientras que Cristian Noboa igualó al 89, cuando los visitantes ya celebraban la que habría sido su primera victoria en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito por eliminatorias.

No obstante, el empate le permitió sacar un valioso punto en la apretada disputa por un boleto a Sudáfrica-2010.

Con ese resultado, Brasil se ubicó momentáneamente en el tercer puesto de la clasificación regional con 18 puntos, por detrás de Paraguay (23) y Argentina (19).

Mientras, Ecuador forzada a sumar de local ante el difícil Paraguay el próximo miércoles, cayó a la séptima casilla con 13 unidades.

Durante la mayor parte del compromiso, Brasil sólo vio y dejó jugar al rival. Pero, en el segundo tiempo contó con la suerte del campeón y, en una acción aislada, pudo abrir la cuenta.

Cuando el resultado parecía irreversible, Noboa encontró el tanto de la justicia para un equipo que deleitó con su buena técnica, velocidad y arrojo, pero que fue menos efectivo y por momentos derrochador de ocasiones.

Brasil, lejos del fútbol vistoso y rico en individualidades de otros compromisos, se vio superado rápidamente en todas las líneas. Ni Ronaldinho ni Robinho aparecían para parar el ímpetu de la Tricolor.

A lo largo del primer tiempo Ecuador -un cuadro ordenado y resuelto en ataque- ensayó la misma fórmula. Joffre Guerrón, por la derecha del ataque, surtió de balones para Benítez, Edison Méndez y Felipe Caicedo.

Hacia el minuto 30 los locales dieron un respiro a Brasil, que apenas amenazó. Ronaldinho cobró una falta en el borde del área, pero su intento chocó contra la barrera, y al 43 Robinho hizo sonar un nuevo aviso con una entrada por derecha.

La primera parte se saldó con aplausos para la selección de Vizuete, que contó con todo a su favor, menos la suerte, para irse en ventaja.

En el segundo tiempo, los equipos siguieron el mismo libreto: Ecuador encaró, buscó y trató por todos los medios de correr el telón, mientras Brasil, resignado a un golpe de dados, esperó para dar el zarpazo.

Los pentacampeones del mundo tuvieron tres opciones frente a las múltiples que creó la Tricolor, pero a la hora de las definiciones sacó a relucir su efectividad.

El gol de Batista no sólo enmudeció el estadio sino que hizo temer lo peor para los dirigidos por Vizuete, que como en otras oportunidades parecían resignados a irse con un marcador injusto para el juego exhibido.

Al final, Ecuador debió conformarse con el empate y esperar una mejor puntería para los compromisos venideros, en los que se jugará sus últimos cartuchos en esta eliminatoria.