•  |
  •  |
  • END

No cabe duda que Devern Hasack ha batallado por años para que le den un chance en el staff de pitcheo de los Medias Rojas de Boston. Pero ni sus números en spring training, ni en sus mejores momentos en Triple A le han servido de mucho para convencer a los dirigentes de que su tiempo para una oportunidad real ha llegado.

Este sábado por tercer año consecutivo Devern fue regresado del entrenamiento primaveral de Boston al Pawtucket de Triple A, algo que se veía venir por la calidad de lanzadores que ha reunido los Medias Rojas, como una señal clara que quieren resultados a lo inmediato.

Pero Hansack tuvo la opción de hacer de su historia, muy distinta a otras temporadas. No era una decisión tomada como se asegura, más bien, dirigentes de Boston le consultaron al propio Hansack el fin de semana si prefería que lo ubicaran en la lista de “waivers” --jugadores disponibles para que cualquier equipo interesado lo contrate siempre que lo ubiquen en las Mayores-- o simplemente ir a las menores donde ha estado los últimos años.

“No entiendo por qué, pero Hansack prefirió ir al Pawtucket. Creo que tuvo temor de que no lo escogiera ningún equipo y quedar fuera. Pero era un tema que ya habíamos tratado y quedamos que esa posibilidad existía y nos íbamos a arriesgar a ir a waivers porque había interés en él de otros conjuntos”, dijo Evelio Areas Jr., representante del caribeño, en una comunicación telefónica desde Estados Unidos.

Cuando firmaron el contrato este año para continuar en Boston, Areas logró ubicar una cláusula en la que dejaban abierta esta opción para Hansack y así la cumplieron.

“Hansack al final ganará el salario de un pelotero de liga menor, pero él está convencido que este año, con un trabajo arduo se abrirá espacio para un chance en Grandes Ligas. El problema es que, en las conversaciones que he tenido con los dirigentes de Boston y sus contrataciones lo reflejan, su prioridad es ganar ya y no tienen tiempo para estar probando y para colmo el tiempo a Devern lo está alcanzando”, explicó Areas.

El pítcher de Laguna de Perlas tiene 31 años, y poca experiencia en Grandes Ligas, apenas con balance de 2-2 y 3.70 de efectividad desde su debut en las Mayores en 2006.

“Este era su momento, arriesgar para ver resultados porque Hansack ha demostrado que es un buen pítcher, pero se le ha negado en Boston, la oportunidad que en otro equipo ya lo hubiéramos conseguido”, expresó Evelio.

Devern se va del spring training, luego de una gran jornada frente a Minnesota, el sábado de 2.1 entradas sin carreras, un hit y dos ponches. Y vuelve al mismo sitio donde sigue viendo pasar sus mejores años, el Pawtucket.