•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Barcelona decidió este domingo jugar "a puerta cerrada" su encuentro de la séptima jornada de Liga contra Las Palmas ante "la excepcionalidad" de los sucesos en la capital catalana por la organización del referéndum de autodeterminación.

La junta directiva del Barcelona ha tomado esta decisión "ante la excepcionalidad" de lo que está ocurriendo en Barcelona, con la organización de un referendo de autodeterminación, prohibido por la justicia española.

"Tras la negativa de la Liga de Fútbol Profesional a decretar su aplazamiento", el Barça ha decidido que el encuentro se jugara "a puerta cerrada".

"Es un ejemplo que el club hace para que el mundo vea nuestra inconformidad con lo que ocurre en Cataluña hoy", aseguró, por su parte, el presidente azulgrana, Josep Maria Bartomeu.

Condena del Barcelona

La iniciativa del Barcelona llega en una jornada tensa en Cataluña, tras la intervención de la policía en algunos lugares para impedir que se lleve a cabo la votación.

Decenas de personas resultaron heridas en cargas policiales contra personas que querían participar en esta consulta, prohibida por la justicia española.

El FC Barcelona "condena las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de toda Catalunya para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos", añadió el comunicado del club azulgrana.

Bartomeu, que se declaró "muy preocupado por la situación", presentó el partido a puerta cerrada como una forma de dar "nuestro apoyo a todos los que están padeciendo esta falta de libertad expresión".

El Barcelona, que anunció su decisión a apenas un cuarto de hora para el comienzo del encuentro, tras horas de incertidumbres, evita de esta manera una posible sanción por incomparecencia.

En caso de haber suspendido el encuentro de forma unilateral, se habría arriesgado a una retirada de tres puntos y que se le diera el partido por perdido.

No jugar "significaba un pérdida evidente de puntos, seis puntos para el equipo se ha hablado con directivos, con el equipo, también con el equipo técnico y hemos decidido jugar el partido", explicó Bartomeu.

Piqué vota

Sin embargo, el debate en el seno del club azulgrana podría haber dejado alguna víctima, ya que, según dejó entrever el mandatario azulgrana, uno de sus vicepresidentes habría dimitido por disconformidad con la decisión del club.

Según la prensa española, el vicepresidente institucional Carles Vilarrubí habría dimito por ser partidirio de no jugar el encuentro.

El Barcelona ya se había posicionado el pasado día 20 a favor del "derecho a decidir" y este domingo varias de sus figuras votaron o se pronunciaron a favor de hacerlo.

El central Gerard Piqué, que había animado el jueves a votar, depositó su sufragio este domingo antes de concentrarse con su equipo.

"He votado. Juntos somos imparables en la defensa de la democracia", escribió el internacional español en Twitter.

Además Carles Puyol, emblemático excapitán del Barcelona que se retiró en 2014, escribió, también en Twitter: "¡Votar es democracia!", mientras que Xavi Hernández, excentrocampista azulgrana, calificó de "vergüenza" lo que está ocurriendo en su región.

En el lado contrario, Las Palmas se posicionó este domingo claramente a favor de la unidad de España, tras lograr jugar con una bandera española en su equipación.

"Hoy, lo que hacemos es muy simple. Con la bandera española bordada en nuestra equipación queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España", señaló Las Palmas en un comunicado.

"Lo hacemos desde la autoridad moral que le quieran conceder a la región más lejana de la capital de este reino. Lo hacemos para decirle al mundo que sentimos dolor por lo que está ocurriendo", añadió el club de las Islas Canarias.