•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A 12 días del inicio de la serie de tres partidos entre la selección de Nicaragua y la de Taiwán, con motivo de la inauguración del Estadio Nacional Dennis Martínez, la expectativa del país gira alrededor de este acontecimiento por dos razones claves: la primera está ligada a lo histórico que es para una tierra como la nuestra la apertura de una infraestructura deportiva de tal grandeza, y la segunda, la calidad de beisbol que podrá verse los días 20,21 y 22 del mes en curso, pues si bien es cierto que no se tiene mayores detalles sobre los peloteros taiwaneses, no puede obviarse que ocupan el puesto cuatro en el ranking mundial.

Consciente de ello y empujado por la idea de que el nuevo coloso sea estrenado con una victoria de su tropa, el mánager de la selección nacional, el reconocido Julio Sánchez, no dudó en escoger a sus mejores abridores disponibles para esta serie y apostó por los destacados Wilton López, Carlos Teller y Fidencio Flores, todos probados en niveles exigentes y capaces de convertirse en protagonistas de jornadas memorables con la selecciónCarlos Teller.

Wilton, tirador experimentado

Wilton López presenta sus credenciales y no hay duda de que debe ser el principal tirador del combinado azul y blanco. Su experiencia de seis temporadas en Grandes Ligas, acumulando 16 victorias y 17 derrotas, con el agregado de una efectividad de 3.54 y 11 juegos salvados, es uno de los principales argumentos para considerarlo la piedra angular del staff de lanzadores con los que Nicaragua se presentará a esta serie con Taiwán y a los venideros Juegos Centroamericanos, en los que muy probablemente no se contará con los servicios de Erasmo Ramírez, y menos con los de Juan Carlos Ramírez.

Su temporada en el campeonato Germán Pomares con León, convirtiéndose en el lanzador más valioso de la campaña por liderar el departamento de victorias con 15 (5 derrotas) y el de ponches con 125 en 143 entradas, además de haberse situado séptimo en efectividad con un registro de 2.52, solo es otra razón que justifica su escogencia para ser el histórico abridor de Nicaragua en la inauguración del nuevo Dennis Martínez. Él sabe que la responsabilidad es grande, pero no le rehúye, al contrario se está preparando al máximo para darle a los miles de aficionados una noche memorable.

Teller, calidad comprobada

No hay duda de lo que es capaz Carlos Teller cuando sube al montículo bien enfocado y con los nervios controlados. Su calidad no se discute y por ello fue asignado como el abridor del segundo juego contra los taiwaneses. Ya tiene experiencia en selección nacional y su paso por Ligas Menores, además, su travesía por el beisbol venezolano y el mexicano lo convierten en un lanzador de harta experiencia. 

Su escogencia es también un premio a su entrega y disposición a los entrenamientos de la preselección. Desde la primera jornada de preparación se ha entregado por completo, como quien se ha propuesto alcanzar su máximo nivel. Si bien es cierto viene de una campaña discreta con los Olmecas Tabasco en la Liga Mexicana de Beisbol, donde acumuló dos victorias, seis derrotas y una efectividad de 6.26 en 18 aperturas, de él se espera un gran trabajo para el sábado 21 en el segundo juego de la serie.

De Carlos también es clave su perfil de tirador zurdo, lo que sumado al correcto manejo de sus recursos, lo convierte en un tirador difícil de descifrar. La expectativa es verlo agresivo, poniendo el orden desde el primer lanzamiento y mostrándose dominante. Él sabe cómo hacerlo.

Fidencio, frío y efectivo

En el beisbol nacional, cuando se escucha el nombre de Fidencio Flores, rápidamente se piensa en un sinnúmero de adjetivos, pero hay dos que bien podrían caracterizar a este derecho leonés: frío y efectivo. Y es que cuando Flores, quien fue firmado por los Cardenales de San Luis en noviembre del 2010, sube al montículo, se presenta como un lanzador tan dominante que muy pocas veces hay argumentos para apostar contra él, no hay dudas de que se ha convertido en un tiro seguro en la pelota casera, donde muy pocos equipos son capaces de descifrarlo.

Fue escogido por Julio Sánchez para abrir el tercer juego de la serie contra Taiwán, desafío en el que seguramente se agigantará como suele hacerlo cuando se le encomiendan este tipo de misiones. Fidencio se ha convertido en una referencia a nivel nacional cuando de efectividad se trata, pues es muy difícil hacer carreras. Por ejemplo, en la pasada campaña del Germán Pomares, tuvo balance de  11-6, con 106 ponches y promedio de carreras limpias permitidas de 2.49. 

Sin embargo, lo que más asombra es su consistencia, pues en el 2015, en 18 juego (10 como abridor) lanzó para 3.38 y en el 2016, año en el que ganó 14 juegos y perdió 2 en 26 juegos (25 aperturas), tiró para una sorprendente efectividad de 1.40, de ahí que se le considere uno de los más efectivos pistoleros del país, argumento válido para darle el privilegio de ser abridor en la serie inaugural del nuevo palacio del beisbol nacional.