•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

José “Quiebra Jícara” Alfaro tendrá su segundo combate de este 2017, en menos de tres meses. El excampeón mundial, que ahora pelea en 143-147 libras, estará en acción el próximo 13 de octubre en Malpaisillo, León, donde Búfalo Boxing de Rosendo Álvarez y Ruth Rodríguez montará su evento teniendo como coctel principal el enfrentamiento entre Dixon Flores y Alexander Espinoza por el título Fedelatin 118 libras avalado por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Alfaro será el encargado del enfrentamiento semiestelar, cruzando disparos con el muchacho peruano Reno Reyes, dueño de un récord de 5 victorias (4 nocauts), 1 derrota y 1 empate.  Recientemente, Reyes peleó en Nicaragua, perdiendo ante el chavalo espigado Robin Zamora, un boxeador que se mueve entre las 126 y 130 libras. Acá lo imprudente es que el peruano haya tomado la pelea tomando los riegos de subir hasta dos categorías.

El nica enfrentará a un peleador más pequeño no solo en tamaño, también en poder, recursos, y experiencia. Alfaro está obligado a gustar, ganar y noquear. ¿Cuál es el objetivo del “Quiebra Jícara” ahora que está en el ocaso de su carrera? Sumar la mayor cantidad de triunfos posibles y luego buscar una pelea en el extranjero que le garantice una jugosa bolsa. Rusia puede ser un destino atractivo para José.

Alfaro solamente ha peleado dos veces durante este año. El 14 de julio noqueó al mexicano Jesús Vidal en el Centro Recreativo Edgardo Corea en Nagarote. “Quiebra Jícara” tiene una foja de 29 victorias, 11 derrotas y 1 empate, acumulando un total de 25 nocauts. Fue campeón mundial 135 libra de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB)  al imponerse al tailandés Prawet Singwancha. Poco tiempo después, Alfaro perdió el título contra el japonés Yusuke Kobori por nocaut.