•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando alguna selección infantil de Nicaragua se presenta a un evento internacional, sin importar la sede o si es un Campeonato Panamericano o Mundial, el resto de selecciones saben que ese equipo que viste de azul y blanco, los colores de esa tierra que según Darío “está hecha de vigor y de gloria”, es un rival a vencer. Desde hace algún tiempo, los nicas no son vistos como meros competidores, sino como sólidos candidatos a quedarse con una medalla, muchas veces la de color dorado, tal y como ha ocurrido en este 2017, en el que se ha conseguido el oro en los Campeonatos Panamericanos de las categorías sub-10 y sub-14, dejando atrás cualquier discusión sobre el dominio nica en el beisbol infantil.

Cada vez que un grupo de esos peloteritos va a participar a un evento internacional, la esperanza de una nueva alegría para el beisbol nacional aparece súbitamente, manteniendo al país a la expectativa de cada uno de sus movimientos. Es como si existiera una justificada certeza de que van a volver a salir airosos y de que “la medalla viene”, como la frase que en 1987 se hizo tan popular tras haber sido pronunciada por el histórico Argelio Córdoba (q.e.p.d.).

No busquen a otros culpables de que el pueblo se sienta seguro de verlos triunfar, pues han sido ellos mismos los causantes con sus numerosos logros, los cuales han sido registrados con especial cuidado por la Federación Nicaragüense de Beisbol Asociada (Feniba), al mando del otrora brillante primera base de la selección nacional Nemesio Porras.

Siempre en el podio

En los últimos ocho años, las selecciones infantiles de Nicaragua, desde la sub-10 hasta la sub-14, pasando por la sub-12, se han mantenido entre las tres mejores en cualquier evento internacional, destacándose por su juego dinámico y constantemente explosivo. 

En la categoría Infantil A (sub-10), se consiguió medalla de bronce en el Campeonato Panamericano de Panamá-2010, en el de Nicaragua-2011 y en el de Guatemala-2012. Luego se ganó medalla de plata en la Serie de la Américas celebrada en suelo pinolero y posteriormente se obtuvo bronce en el Panamericano del 2014 y en el del 2015, ambos realizados en México. El último gran logro de esta categoría había ocurrido el año pasado, cuando ganaron la medalla de oro en el Campeonato Panamericano realizado en suelo nica. Sin embargo, se agrandó el dominio al repetir la presea dorada en la edición de este año, concretando un bicampeonato histórico.

Paso triunfal

En la categoría Infantil AA (sub-12) el éxito de Nicaragua también es plausible. En el 2011 se ganó medalla de bronce en el Campeonato Panamericano en Guatemala, en el 2012 medalla de oro en la Serie de las Américas en territorio nacional y en el 2013 se obtuvo plata en este mismo evento, pero en suelo guatemalteco. En el 2014 los niños se vistieron de oro en México en el clasificatorio al mundial que se realizaría en Taiwán, donde en el 2015 ganaron una histórica medalla de bronce. Ese mismo año se consagraron monarcas del panamericano celebrado en Managua. En el 2016, en México, ganaron el tercer lugar en el clasificatorio al mundial, mismo que se llevó a cabo este año y en el que la tropa nica terminó en el sexto puesto.  

Entre los mejores

El dominio de Nicaragua se extiende hasta la categoría Juvenil A (sub-14), de la cual recientemente se ganó la medalla de oro en México. En este nivel se quedó en sexto lugar en el panamericano del 2010 realizado en el terruño, se ganó medalla de plata en la Serie de las Américas que tuvo como sede Honduras y se logró bronce en el Campeonato Panamericano del 2014 en Nicaragua y en el del 2015 en Venezuela. Súmenle a esto el cuarto lugar obtenido en el panamericano de México  el año pasado y el oro labrado en la edición de este año.

Por todos estos logros, las selecciones infantiles se han convertido en la base sobre la cual se ha edificado el ascenso de Nicaragua en el ranking mundial del beisbol.