•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No se asusten por el título. No estoy “chochando”, ni estoy bromeando, aunque debería hacerlo considerando lo que recomendaba apoyado en su propia experiencia Bernard Shaw, y es que la mejor forma de decir verdades, es bromeando. Con excepción de un batazo productivo, su doble en el último juego, el temible artillero Aaron Judge, seguro Novato del Año y aspirante a Más Valioso en la Liga Americana, ha estado drásticamente inutilizado como segundo bateador en la alineación de los Yanquis. No era lo que se esperaba. No de la forma humillante impuesta por el pitcheo rival. Judge se fue de 4-0  con cuatro ponches en el primer juego; de 3-0 con un ponche en el segundo; de 3-0 con tres ponches en el tercero; y de 5-1 con cuatro ponches en el cuarto. Difícilmente un bateador clave, se había ponchado 12 veces en una serie de cinco juegos, con uno pendiente, el de hoy, y frente al “as” de los Indios Corey Kluber, máximo ganador con 18, líder en efectividad con 2.25, y sub en ponches con 265, cifras impresionantes.

Obvio es intocable

No, no van a dejar en el banco a Judge. Primero se apagan las luces en Times Square o se detiene el metro. Es más, no creo que Girardi se atreva a moverlo de la segunda posición en el orden de bateo. No por falta de respeto, sino por confiar en la restauración de su explosividad, aunque en agosto, Judge atravesó por silencios más largos. El problema es que ni siquiera fauls hermosos ha producido. Apenas un contacto preciso y ruidoso. Como novato, Judge debe sentirse muy presionado, sobre todo hoy en un duelo de vencer o morir. No cambiaría su récord de 52 jonrones por uno decisivo hoy, pero podría pensarlo atrapado por la inutilidad como está. Hay slumps históricos, como los de Gil Hodges, Dave Winfield, Barry Bonds y Alex Rodríguez, pero no tan estrepitosos como este de Judge que tiene con dolor de cabeza al Empire State…Qué importa que Judge se ponche cuatro veces una vez más, si ganan los Yanquis, podría pensar el mánager Girardi consciente de la terrible dificultad que plantea vencer a los Indios en Cleveland, con Kluber en la colina.

¿Será capaz Sabathia?

Un reto mayúsculo para el veterano zurdo ganador de un Cy Young, C. C. Sabathia. Al ganador de 14 juegos y 3.69 en efectividad, sin el armamento de antes, se le exige estar a la altura de Kluber. Los Yanquis dejaron escapar el segundo juego, sobrevivieron en el tercero por el jonrón de Bird, y nivelaron la serie aprovechando tres errores mortales que facilitaron seis carreras… No han llegado a este juego crucial de milagro, y no pueden ser subestimados pese a estar atrás en los cálculos previos. Necesitan que Sabathia resista hasta avanzar lo suficiente para que continúen los brazos del bullpen. Ese es el factor clave, porque de Kluber no hay dudas… El despertar de Judge, podría ser el factor, pero ha lucido tan mal, que lo depresivo lo tiene groggy. El mismo no puede creer lo de los 12 ponches en 15 turnos. Aún así, no va a recortar su swing buscando hacer contacto. Lo de él es el swing de bola larga, su carnet de identidad. Pero de repente, eso parece que se lo llevó el viento. Así que con Judge bajo escrutinio, los Yanquis salen a jugarse la vida hoy.