•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En todos los años en los que Clayton Kershaw lleva liderando a Los Ángeles Dodgers y siendo el rostro de la franquicia, el zurdo de Texas ha llevado sobre sus hombros el peso de las expectativas de un equipo que no ha brillado en octubre y todos sabemos que el resultado no ha sido ni el esperado ni el deseado.

Si alguien nos dice que Clayton Kershaw solo es capaz de completar cinco entradas del primer encuentro de la eliminatoria que enfrenta a Chicago Cubs y que el club empieza con buen pie, nos hubieran tomado por locos, pero así son las cosas para los de Chávez Ravine en estos días.

Clayton Kershaw no fue la mayor estrella del inicio de las Series de Campeonato que enfrenta a los Dodgers contra los vigentes campeones del mundo, sino que su intervención lejos de ser decisiva, quedó muy alejada del área de influencia que supuso el pobre rendimiento del bullpen de Chicago ante el empuje de Yasiel Puig y compañía, que se impusieron por 5-2.

Circunstancias

Con los angelinos totalmente descansados tras barrer a los Diamondbacks en ronda divisional e intentando mantener la tensión competitiva, la asignación de Kershaw para este estreno era obvia y la semana transcurrida entre actuación y actuación no nos permitió asistir a la mejor salida por parte del mejor pitcher de esta generación, pero sí lo suficiente efectiva y sin correr el riesgo de afrontar una séptima entrada que solo le trae malos recuerdos en playoffs. Por su parte, los Cubs contaban con José Quintana tras valorar la opción de darle la oportunidad a John Lackey.

Trabajando bien al exigente turno de los Dodgers, Quintana respondía al enfrentamiento contra Kershaw con aplomo e incluso recibía el respaldo necesario tras el jonrón de dos carreras que Albert Almora Jr. conectaba contra el texano y que suponía la 12º ocasión que lo permitía en las últimas 60 entradas en playoffs.

Con los californianos perdiendo 2-0, todo empezó a rebelarse en una quinta entrada en las que un par de bases por bolas consecutivas tuvieron continuidad tras el doble de Yasiel Puig que suponía la primera carrera y que se vería acompañada por una más gracias al sacrificio de un short stop titular como Charlie Culberson, después de la baja de última hora para toda la eliminatoria de Corey Seager por una lesión en la espalda.

Con los dos pitchers que actuaban de inicio fuera del encuentro, ya era cuestión de que se entablara una batalla de los bullpens… salvo por el hecho de que nunca lo hubo. Un repescado Héctor Rondón para esta serie concedía un jonrón a Chris Taylor en la sexta entrada que suponía el 3-2 para los Dodgers, que ya no tendrían que seguir a remolque sino más bien todo lo contrario, pues Yasiel Puig también ligó un cuadrangular en la séptima.