•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay algunos cambios y correcciones de carácter urgente que debe de hacer un boxeador en peleas claves. Eso lo entendió bien Félix Alvarado (30-2, 26 nocauts), un muchacho bravo, fajador, acostumbrado a tirar una lluvia de golpes, pero también a fallar en cantidades desproporcionadas. El sábado por la noche en el Puerto Salvador Allende, “El Gemelo” hizo ajustes, disparó menos, pero fue más certero.

Esa puntería más afinada provocó que Félix destrozara al tailandés Fahlan Sakkreerin Jr., (32-6-1, 17 nocauts) en apenas tres asaltos, dejándolo tendido en la lona, inconsciente, mientras celebraba la obtención del boleto directo para pelear con el campeón mundial de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), Milan Melindo, el próximo año, posiblemente en Filipinas. 

Previo a este enfrentamiento, al “Gemelo” se le había cuestionado la calidad de los últimos 5 rivales con los que había peleado. A todos los noqueó en el primer asalto. Nadie duda de su poder, pero sacar conclusiones positivas cuando enfrente tenía boxeadores de poco nombre, se volvía complicado. Sakkreerin era el examen indicado para ver si Alvarado tenía la calidad de volver a disputar un título y creer que puede ganarlo. Félix pasó la prueba, ganó, gustó, noqueó y borró cualquier duda.

El sábado este Félix mejorado, ajustando un poco más los tiempos de ataque, terminó adueñándose de todo el cuadrilátero desde el campanazo inicial. Salió a presionar al tailandés y en minutos ya lo tenía asfixiado en las cuerdas, atacándolo constantemente con el gancho de izquierda, el que entró a la zona hepática sin restricciones. Fue entonces que en la agonía del primer asalto, Alvarado le metió una cruzada de derecha al tailandés que cayó a la lona pidiendo oxígeno de forma urgente. Se levantó, escuchó el conteo e inmediatamente la campana tuvo misericordia de él.

En el segundo asalto, la tónica fue la misma, siempre con un Félix mostrándose muy calculador, tratando de no desperdiciar golpes. El trabajo de Alvarado fue el mismo, ganchos al cuerpo sin cesar, mientras la derecha se estrellaba en el rostro de Sakkreerin que no mostraba síntomas de reacción. 

Irónicamente cuando Sakkreerin empezó a pasar golpes, soltando las manos, y asentándose un poco más en el ring, vino el nocaut estrepitoso. Félix arrinconó al tailandés en las cuerdas, combinando el ataque a los bajos y al rostro, hasta que finalmente apareció una derecha mortífera que se estrelló en la sien del asiático, quien se desplomó en el ring, dependiendo de asistencia médica para poder levantarse.

Más combates

En otros resultados, Melvin López noqueó al mexicano Andrés García en tres asaltos, defendiendo con éxito su título latino 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). “Melo” ahora tiene un récord de 12 victorias (8 nocauts) sin derrotas. René “El Gemelo” Alvarado también triunfó y cumplió con su favoritismo, masacrando a David “El Piolín” Morales en apenas dos rounds. Un gancho de izquierda terminó con Morales que decidió no continuar. Alvarado reconfirma que es el mejor 130 libras de Nicaragua, sin tener ninguna competencia.

Por su parte, el excampeón mundial Byron “El Gallito” Rojas noqueó a Eddy “El Torito” Castro en tres asaltos. En cualquier momento Rojas podría recibir la confirmación para pelear el título mundial 105 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante el tailandés CP Freshmart. El zurdo Winston Campos noqueó al colombiano Devis Pérez en seis episodios. El muchacho debutante Ricardo Martínez lució inmenso vapuleando a José García en 1 round. La velada fue organizada por la promotora Nica Boxing de Pablo Osuna y WRAM Boxing de William Ramírez.