•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Dodgers necesitaban una carrera en el cierre del noveno y marcaron tres. En un cierre espectacular, escalofriante, el equipo de Los Ángeles triunfó 4-1 y se adelantó 2-0 frente a los ahora asustados Cachorros en la Serie por el banderín de la Liga Nacional. Justin Turner, el peor enemigo imaginable con corredores en posición anotadora como lo indican sus 12 hits en 17 turnos, quebró lo que era un hermético empate 1-1, disparando un jonrón de tres carreras contra John Lackey tratando de funcionar como relevista.

Turner hizo recordar el dramático jonrón del cojeante Kirk Gibson con un corredor circulando en la primera batalla de la Serie Mundial de 1988, dejando en hilachas el brazo de Denis Eckersley. No fue un batazo tan decisivo para ganar una serie postemporada, como el de Chris Chambliss por los Yanquis contra los Reales en 1976, pero podría tener la incidencia para mantener la balanza de posibilidades inclinada del lado de los Dodgers, como lo hizo el de Gibson. Boleto a Puig y sacrificio de Culbertson, acercaron la carrera que dejaba tendidos a los Cachorros. Entró Lackey no Wade Davis por Duensing, y después de agregar otro pasaporte a Taylor, entregó la pelota que el swing de Turner hizo gemir mientras volaba hacia la profundidad del jardín central, resolviendo la batalla.

Jonrón de Rusell

Inútilmente, Jon Jay abrió el juego con hit contra Rich Hill. No pasó de la primera base al ser dominado Bryant con un batazo profundo y poncharse Rizzo y Contreras. Durante las primeras cuatro entradas mientras se mantenía un abrazo 0-0, se registró una amenaza de los Cachorros y dos de los Dodgers, más serias frente al zurdo Jon Lester. En el tercero, Hill boleó a Javier Báez quien robó segunda y fue a tercera por un wild pitch. El temido Kris Bryant al bate con dos outs, y Hill lo ponchó frustrando a los de Chicago.

Los Dodgers consiguieron boletos al raro cuarto bate Kike Hernández y también a Yasiel Puig en el segundo episodio, pero con dos outs, Culberson falló en línea al jardín derecho. En el cierre del tercero, ya con dos outs, base a Turner y doblete de Bellinger, colocaron a dos en posición anotadora. Turner se desequilibró al doblar por tercera y frenó prudentemente. Hernández no pudo funcionar y la posibilidad se esfumó. Quién quebró el hielo fue Adisson Russell empujando una pelota a las graderías del jardín izquierdo en el inicio del quinto, adelantando a los Cachorros 1-0. Importante estacazo, pero muy temprano para considerarlo decisivo.

Lester afloja

Se pudo comprobar de inmediato. En el cierre, Lester no pudo mantener la pequeña ventaja. El short Culbertson, un reemplazo del lesionado Corey Seager, le abrió con doble y avanzó por roletazo de Taylor para el segundo out. Turner disparó hit hacia el jardín derecho empatando el juego 1-1. Después del boleto a Bellinger, Chase Utley un bateador de 236 puntos, entró como emergente por Kike Hernández, el cuarto bate de 11 jonrones, 37 remolques y apenas 215 puntos a lo largo de 297 turnos.

Utley fue ponchado por el relevista Carl Edwards y la opción de tomar ventaja por parte de los Dodgers, se esfumó…Después de recorrer siete entradas, con cada ofensiva limitada a solo tres imparables, y los Cachorros ponchándose 10 veces, la incertidumbre se agigantaba entrando a la recta final, donde cualquier parpadeo, puede ser mortal…Fue una equivocación apuntarle infield hit a Bellinger como primer bateador del cierre del octavo, en vista que era un error de pitcher asistiendo el tiro de Rizzo, pero no tuvo consecuencia al realizarse un doble play, y en el inicio del noveno, el golpe a Rizzo con un out, no altero al taponero Jensen, quien ponchó a Contreras y sometió a Almora.

El trancazo de Turner contra el pitcheo de Lackey con dos a bordo, noqueó a los Cachorros en el fondo del noveno inning.