•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cristofer González (24-3, 13 nocauts) sigue en la persecución de cumplir el sueño de todo boxeador, disputar y ganar un campeonato mundial. La oportunidad la tuvo tan cerca, pero su derrota ante el Galés Andrew Selby, retrasó el proceso. No obstante, la ruleta de la fortuna tocó su puerta otra vez con una pelea importante, será ante el italiano Mohammed Obbadi el próximo 21 de octubre, con el título internacional 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en juego.

González es campeón latino del CMB, sumar un cinturón más le otorgaría una posición privilegiada en el ranking del CMB, y ¿por qué no creer que puede obtener una pelea eliminatoria o un combate de campeonato de forma directa? Ambos caminos son posibles, pero eso dependerá de que el muchacho logre triunfar en Europa ante un rival que parece accesible a pesar de su récord invicto de 13 victorias (10 nocauts). 

Este martes, Cristofer y su equipo de trabajo conformado por sus entrenadores Wílmer Hernández y Róger González, más el apoyo de su mamá Julia González, quien esta vez acompañará al muchacho, viajó a Italia, donde será la velada a realizarse específicamente en el Palasport Maurizio Crisafulli, Pordenone.

Excelente preparación

“Voy muy preparado para esta pelea, me tomé casi 2 meses y medio de entrenamiento. Este pleito será diferente al de Selby, Obadi es un tipo que le gustar ir adelante, un boxeador quieto, eso me da ventaja por la pegada. No debo confiarme, pero no debo atenerme al fallo de los jueces. Iré a buscarlo desde el inicio sin round de estudio, quiero golpearlo fuerte, lastimarlo lo más que pueda para noquearlo”, comentó González. 

El muchacho de la Colonia Nicarao señaló que antes de subir al avión que lo llevaría a Europa, marcó 114 libras en su báscula personal, a dos de la categoría, de manera que el peso no será un problema. 

“Me motiva pelear en Italia. Ganar afuera es un gran logro, es una pelea importante por título internacional, sé que triunfando estaría muy cerca de una oportunidad de título mundial. No he mirado que tenga mucho peligro, Obadi ha enfrentado a rivales discretos. Debo de cuidarme del cruzado izquierda, un golpe puede cambiar todo. En esta preparación trabajé mucha condición física, le metí velocidad, ahora tengo más movilidad, guardaré mi distancia y apostaré al contragolpearlo, quiero lastimar a Obadi y terminarlo rápido. Voy a buscar el nocaut”.