• |
  • |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Con sólo un punto conseguido en dos juegos, y sin David Suazo disponible, el equipo hondureño de fútbol, que hoy enfrenta al revitalizado México, se encuentra gimiendo en el hoyo de la Concacaf. Después de caer sin apelación 2-0 ante Costa Rica y empatar angustiosamente con Trinidad y Tobago 1-1, jugando como visitante, Honduras regresa a casa, entre la desesperación de sus seguidores.

El Estadio de San Pedro Sula, con capacidad próxima a los 45 mil, con precios de 40 y 30 dólares por boleto en las tribunas preferenciales, será el escenario de un duelo que tiene un mayúsculo significado para Honduras, porque de perder, continuará sumergida, viendo deteriorarse drásticamente sus posibilidades de pelear un boleto para el Mundial de Suráfrica.

Con Suazo fuera de acción, la figura estelar de Honduras es el veterano Carlos Pavón, quien ha funcionado como tormento de la defensa azteca, registrando incluso una impactante actuación de tres goles el 20 de junio de 2001, complicando la clasificación de México para el Mundial de Corea y Japón.

El resucitado técnico sueco, Sven Ericksson, podría utilizar el mismo equipo que superó claramente a Costa Rica el sábado, con el formidable Guillermo Ochoa en la cabaña; Andrés Guardado funcionando como factor desequilibrante, cada vez más incidente con sus anticipos y proyecciones; la fogosidad de Bravo y la presencia de Pavel Pardo.

Aunque México siempre atraviesa por serios problemas en Honduras, tiene que ser considerado favorito en este momento por su más reciente impresión frente a Costa Rica, que sin ser deslumbrante, mostró un equipo de mayor oficio, destreza y determinación que el visto ante Estados Unidos en aquella derrota por 2-0.

Costa Rica, que vio cortarse su racha de nueve partidos sin perder, recibe al equipo salvadoreño que viene de asustar seriamente a Estados Unidos al haber construido una ventaja de 2-0, finalmente desvanecida. Ese empate 2-2, agregado al 2-2 con Trinidad y Tobago, permiten a los salvadoreños acumular dos puntos mientras aterrizan con sus pretensiones en el Estadio “Saprissa”.

La ausencia de los volantes Eliseo Quintanilla y Cristian Castillo, por suma de tarjetas amarillas, debilita mucho la capacidad de contención y creatividad de los cuzcatlecos. En tanto, el entrenador tico, Kenton, cruza los dedos en espera del resurgimiento de su equipo, muy pobre en ideas y sin profundidad contra México.

¿Podrá Trinidad sacarle la lengua a Estados Unidos? Dificil de considerar por las evidentes diferencias, pese a los problemas que el equipo norteamericano tuvo que asimilar y superar, sacando del pozo de las angustias ese empate 2-2 con El Salvador.

Estados Unidos es líder con 4 puntos, seguido de México y Costa Rica con 3, en tanto El Salvador y Trinidad han logrado 2, con Honduras limitado a uno.