•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De la camada de boxeadores que tuvo en su momento el legendario Alexis Argüello, había dos nombres en particular que la leyenda mencionaba constantemente como futuros campeones mundiales para alcanzar niveles insospechados. “El Flaco” lanzó una profecía sin temor a equivocarse diciendo que “Román ‘Chocolatito’ González y Carlos ‘Chocorroncito’ Buitrago serán monarcas, estoy seguro”.

Alexis, con ojo de halcón, la pegó con su predicción respecto a Román. El “Chocolatito” hoy es el mejor boxeador en la historia de los pesos pequeños, ganador de cuatro coronas en diferentes categorías y el único nica en ser considerado el mejor del mundo libra por libra. Pero “Chocorroncito” no ha cumplido con el pronóstico de Argüello, tristemente ha fallado en tres ocasiones, perdiendo dos veces ante CP Freshmart y empatando con el filipino Merlito Sabillo.

El 31 de diciembre, cuando en todo el mundo se despide al año viejo, Buitrago estará arriba de un ring en Japón buscando destronar al nipón Hiroto Kyoguchi, campeón de las 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo. Esta será la cuarta oportunidad titular para el muchacho del barrio Andrés Castro, es ahora o nunca, es tocar la gloria o hundirse en el fango del fracaso, es ganarse la confianza del público o ser destruido por la crítica de sus detractores. 

Buitrago viajó a Miami este miércoles, acompañado de su padre y entrenador Mauricio “Halcón” Buitrago. En esa ciudad de Estados Unidos lo espera el adiestrador cubano Moro Fernández, con quien trabajará la parte física y táctica, realizando los ajustes defensivos requeridos para irse a Japón con una preparación de primer nivel. En esta entrevista, Carlos habla sobre los fracasos ante CP Freshmart, también promete que volverá a Nicaragua con el título y de no lograrlo, buscaría hacer carrera en 108 libras. 

¿Qué pasa por tu mente cuando escuchás el nombre de Hiroto Kyoguchi?

Lo primero que pienso es en ser campeón del mundo. Destronaré a Kyoguchi en Japón, esa es la mentalidad que llevo a Japón, la de regresar a Nicaragua siendo monarca. Nadie me va a detener, tengo mucha hambre de ser campeón, estoy tomando las cosas muy en serio, más que antes, por eso tomé la decisión de reconcentrarme en Estados Unidos.

¿Cómo has imaginado que será ese combate?

Sé que es un boxeador muy técnico, joven, pero no es invencible. Tengo lo mío, cuando sale el verdadero “Chocorroncito” nadie puede frenarme. 

¿El verdadero “Chocorroncito” cuándo va a salir en peleas importantes de título?

El próximo 31 de diciembre verán al verdadero “Chocorrón”, vamos a sacar las manos, con el tren de pelea de ir adelante porque sé que vamos a estar en Japón, porque el que no noquea no gana nunca, eso llevo en mi mente.

¿Qué boxeador es más difícil entre CP Freshmart, Merlito Sabillo y este japonés?

Sabillo es un zurdo buenísimo, le gané. Dieron un empate porque sabían que había triunfado claramente. 

Ricardo Rizzo te ha criticado mucho, dice que te entran todos los volados de derecha…

Trabajaré en eso con mi padre y Moro, quien es un entrenador experimentado que ha estado en combates de campeonato mundial con boxeadores de renombre. Trabajaré en mi defensa y el ataque.

Sos consciente de que mucha gente ha perdido credibilidad en vos….

Ya le cumplí a Nicaragua, el 20 de julio del 2013, cuando me coroné campeón mundial. Cosa mía no es que el presidente de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) me haya desconocido, pero todo mundo vio que me anunciaron como campeón. Sigo en la lucha para cumplir las palabras proféticas de Alexis Argüello.

¿Creés que esta vez no te bloqueés mentalmente y volvás a amarrarte las manos como contra CP Freshmart?

Sicológicamente me siento fuerte, hoy más que nunca tengo una gran madurez, las dos peleas que perdí de título me han enseñado mucho. Voy con la mentalidad de tirar golpes, ganaré round por round para evitar un fallo controversial.

¿Cómo es que a un boxeador se le olvida tirar combinaciones y se convierte en un peleador más estático?

CP Freshmart es el único que me ha ganado dos veces, no tiene muchos recursos, pero en Nicaragua no he tenido los sparrings adecuados. El tipo es pequeñito y cuando se agacha complica. Eso me afectó, se me dificultó entrarle.

Ya son varias veces que decís: “Ahora sí voy a ser campeón”, y has fallado. ¿Cómo creer en vos?

Estoy creyendo en mí, el 31 de diciembre voy a hacer que las personas que no creen en mí, tengan confianza otra vez. Ese día voy a dejarle la boca callada a mucha gente que no cree en mí.

Mucha gente cree que has perdido el hambre por las comodidades que tenés. ¿Qué pensás sobre eso?

La gente juzga sin saber, yo siempre estoy con el hambre de ser campeón del mundo. Ahora tendré el campamento ideal, haré sparring con unos filipinos, quiero que la gente vuelva a confiar.

¿Qué virtudes tiene el japonés?

Tiene un buen recto de derecha y un gancho de izquierda, pero iré en perfectas condiciones para coronarme.

Otra de las dudas que hay es el peso, vas a cumplir 22 meses sin marcar 105 libras. ¿Cómo confiar en realidad que vas a recuperarte?

Moro tiene la capacidad suficiente para hacerme bajar de peso de la forma correcta y llegar en perfectas condiciones. Me siento bien en la recuperación, entrenado doy 105 libras sin problemas, estaré fuerte.

¿Cuánta motivación te causa el hecho de que podás ser el primer campeón del mundo de Nicaragua en el 2018?

Eso es una gran inspiración para mí, me siento feliz de saber que estoy a un paso de ser campeón, ser el único. Debo aprovechar la oportunidad.

¿Qué pasaría si viene una derrota?

Muchos cronistas deportivos dicen que esta es mi última oportunidad, pero el futuro solo Dios lo conoce. Mi objetivo es ser campeón, pero si pierdo por un fallo controversial, creo que soy joven, tengo un buen récord de 33 victorias, solo dos derrotas, no he sido golpeado ni noqueado. Tengo mucho que dar, en 108 libras soy fuerte. Mi mentalidad es ser campeón en 105, hacer una defensa y dar el salto de categoría.