•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

En un partido accidentado por el clima y la tecnología, Nicaragua y Taiwán empataron a 2 carreras en el juego inaugural del estadio Dennis Martínez, que debió ser suspendido en la parte baja del octavo inning debido a la lluvia.

El esperado partido, que tuvo casa llena y mucho asombro entre los aficionados que conocieron la nueva catedral del beisbol en Nicaragua, enfrentó problemas de principio a fin, aunque los asistentes respaldaron el show en todo momento.

Nicaragua comenzó ganando el partido con un jonrón de Elmer Reyes en el cierre del primer episodio. El de Reyes fue el primer imparable en la historia del estadio Dennis Martínez.

Los jugadores de Taiwán abandonan el terreno de juego. Omar García/ENDEl largo batazo generó una ovación del público.

Pero Taiwán no es una selección que se queda de brazos cruzados.

En la parte alta del cuarto inning los de Taiwán castigaron a Wilton López, hasta que llegó la carrera del empate, en los spikes de Lin, Chu.

En ese mismo episodio y con un Wilton López ya explotado, Taiwán marcó su segunda raya cuando Wang, Cheng Tang pasó la caja registradora.

Los de Taiwán mostraron un juego preciso y rápido. El operativo, en un solo inning, fue el de entrar a una casa y llevarse el botín.

En el estadio Dennis Martínez la afición empezó a preocuparse, esperando una reacción de la selección de beisbol de Nicaragua, pero los lanzadores taiwaneses empezaron a controlar las acciones y cuando enfrentaron amenazas, supieron cerrar las puertas.

Pese a todo, Nicaragua puso la carrera del empate hasta el cierre del octavo episodio cuando el legendario Ofilio Castro puso un hit que remolcó a Iván Marín.

Con el partido en tablas, el agua llegó y los árbitros suspendieron el juego.

No era la primera vez que se suspendía el juego, sino que era la tercera ocasión en esta noche histórica.

Por la tarde, poco después de la 6 p.m. llovía sobre el estadio Dennis Martínez, lo que obligó a detener el inicio del partido.

Cuando el agua cesó, se dio la ceremonia oficial y poco después de empezar el partido, en apenas la parte alta del primer inning, falló el sistema de luces, obligando a la segunda suspensión del juego.

Entrada la noche, con el duelo empatado y una lluvia incesante, los árbitros decidieron una suspensión definitiva, con Nicaragua y Taiwán empatados a dos. La historia se ha escrito.

En una conferencia de prensa, transmitida en vivo en un Facebook Live de El Nuevo Diario, los jugadores de Nicaragua reconocieron la emoción del partido y el compromiso que adquieren con el nuevo estadio Dennis Martínez.

Mientras, el timonel de Taiwán admitió que la selección de beisbol de Nicaragua ha mejorado su nivel.

Nicaragua y Taiwán tienen previsto enfrentarse sábado y domingo, siempre en el estadio Dennis Martínez, a la 6 p.m.