•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Félix Alvarado noqueó al tailandés Fahlan Sakkreerin Jr., el pasado 14 de octubre en el Puerto Salvador Allende, convirtiéndose automáticamente en el retador mandatorio al título 108 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), en poder el filipino Milan Melindo. El “Gemelo” tenía la esperanza de enfrentar al asiático en el primer trimestre del próximo año, no obstante ahora tendrá que esperar un poco más de tiempo.

La FIB ordenó una revancha obligatoria entre Melindo y el sudafricano Hekkie Budler, quien fue campeón mundial en 105 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), perdiendo el título ante el matagalpino Byron “Gallito” Rojas. Budler enfrentó y perdió con Melindo el pasado 19 de septiembre en una polémica decisión dividida que además se vio manchada por una mala actuación del tercer hombre del ring, quien permitió que al filipino se le tratara un corte de forma ilegal, violándose las reglas de la FIB.

El equipo de trabajo de Budler solicitó a la FIB que se hiciera una revisión del combate. El organismo vio todos los detalles y encontró que se violó el reglamento, por consiguiente ordenó una revancha inmediata que fue notificaba a ambos peleadores el pasado 16 de octubre, dos días después de que Alvarado se convirtiera en el retador mandatorio. 

“Después de revisar la cinta de video proporcionada a la FIB, [la presidenta del campeonato de la FIB Lindsey Tucker] y yo determinamos que el árbitro autorizó a la esquina de Milan Melindo a administrar un coagulante por recomendación del médico de Ringside: fue una conducta inapropiada que ha afectado el resultado de la pelea: y violó las reglas según lo previsto para la FIB”, dijo Daryl J. Peoples, presidente de la FIB en un artículo escrito por Ryan Songalia.

En la nota de Songalia, se señala que Michael Aldeguer, presidente de ALA Promotions y promotor de Melindo, estaba “conmocionado” por la carta, indicando que “todavía era algo para discutir”. “Necesitamos apelar la decisión ya que el Milan ya ganó esa pelea claramente y fue una defensa opcional y no obligatoria”, agregó Aldeguer.

Es casi imposible que la FIB cambie su decisión, independientemente de la apelación del equipo de trabajo de Melindo. Ahora vendrá una negociación para la revancha entre el filipino y Budler, por consiguiente Alvarado por lo menos tendrá que esperar hasta mediados del 2018.