•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el año que celebran su centenario de fundación, los Caciques del Diriangén conservan las esperanzas de conseguir un título tras una década de sequía. En la presente temporada, con Mauricio Cruz en la dirección técnica, el equipo diriambino espera lograr su objetivo, aunque para ello tendrá primero que garantizar su estancia en semifinales del Torneo de Apertura, a través de un duelo de repechaje, contra un rival que conocerá mañana cuando concluya la jornada 18.

De antemano, el estratega cacique espera este miércoles un duelo complejo ante el Club Deportivo Ocotal, “pero estaremos en nuestro campo y lo haremos pesar”. Cruz espera que su equipo se quede con la tercera plaza para enfrentar al sexto de la tabla, lo que en teoría sería una ventaja, considerando además que con un empate en el juego de repesca garantizaría su clasificación a semifinales.

“Estaremos en nuestra cancha y ahí buscaremos ganar para mantenernos (terceros). Creo que teníamos presión por la falta de goles y eso mentalmente perjudica, ahora que comenzamos a encontrarlos eso disminuye, ya los muchachos están inyectados de confianza. La presión está superada”, declaró el técnico, quien esta campaña llegó al banquillo del Diriangén como amuleto y por ahora mantiene a su club en la tercera posición del Apertura con 24 puntos. 

El rival de los Caciques en la última jornada de la fase regular, el Club Deportivo Ocotal, necesita con urgencia ganar su encuentro para que su clasificación a la fase de repechaje no dependa de otros resultados, ante ese panorama, Mauricio considera que “la presión estará del lado de los segovianos y trataremos de aprovecharla”. “Todos son juegos complicados y este lo será en particular porque ellos (Ocotal) buscan cómo avanzar. Pero nosotros buscaremos la manera de hacer nuestro juego y quedarnos con los tres puntos”, dijo el timonel.

Desea “revancha”

Aunque todavía le quedan un par de barreras que superar para que su equipo acceda a semifinales, Mauricio Cruz confía en lograrlo, para luego enfrentar al Club Deportivo Walter Ferretti y “buscar cómo vengarnos”, en referencia a las derrotas que le endosó el club capitalino en las jornadas tres y dieciséis con marcadores de 3-1 y 2-0, respectivamente. “En el juego más reciente contra los rojinegros pudimos ganar, fuimos más creativos, pero nos faltó el gol y ellos fueron efectivos en sus dos únicas claras ocasiones, ahora la cosa será distinta”, dijo.

Cruz está seguro de que el grupo que dirige “tiene la capacidad de enfrentar a cualquier rival, llámese como se llame. Podemos meternos en la final y pelearle a cualquiera. Tuvimos algunos errores este torneo, como es natural en todo equipo, pero los hemos ido corrigiendo y a estas alturas somos un equipo fuerte. El club tiene un concepto de juego claro, hay una filosofía, pero además manejamos varios sistemas en dependencia del rival que enfrentemos, no nos toca improvisar. Somos un conjunto joven, aguerrido y maduro”, enfatizó. 

El director técnico diriambino destacó que para estar actualmente en el podio del Apertura, ha sido sustancial la asimilación del grupo a su trabajo, y en particular a la madurez que han mostrado algunos jugadores jóvenes tales como Henry Niño, a quien describe como un “polivalente, que funciona en varias posiciones y todas las cubre bien”; también a Luis Camilo Gutiérrez por ser “uno de nuestros mejores talentos” y Johan Bonilla, “un referente, cuando él está en el campo le inyecta profundidad al ataque”, resaltó Cruz. 

Además, recordó que “nuestro sueño es ganar un título, desde que agarré al equipo tenía en la mente ese objetivo, pero estaba claro de que sería complejo. El sueño es lograrlo de una sola vez y lo perseguiremos hasta últimas instancias”.