•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Selección Nacional Sub-12 de Nicaragua disputó su quinto encuentro en el Campeonato Panamericano que se celebra en el estadio Roberto Clemente, del parque Luis Alfonso Velásquez Flores, y en el estadio de ENEL Central, que funciona como subsede de la competencia, venciendo ayer a su similar de Aruba por nocaut 11-1. El encuentro, que fue el segundo de la jornada de ayer, se tuvo que jugar con un retraso de casi tres horas porque la jornada inició tarde debido a la lluvia que cayó por la mañana en parte del territorio nacional.

El encargado de abrir las acciones por los pinoleros fue el lanzador Usiel Carballo, quien a la vez fue el pícher ganador y el que dominó a los arubeños a placer, reduciéndolos únicamente a una carrera que llegó por jonrón de Zarik Tromp. Por el lado de Nicaragua, la ofensiva comandada por Jarold Montealto (2-2) hizo de las suyas. El pinolero Nelson Sevilla fue productivo conectando un doble en tres turnos al bate, impulsando tres de las 11 carreras anotadas por los nicas.

Otro de los pinoleros que estuvo fino madero en mano fue Léster López, quien ligó par de imparables en tres turnos y empujó dos carreras. El pícher perdedor por Aruba fue el abridor Daniel Hernández. Con esta victoria, la tropa azul y blanco llegó a tres triunfos y dos derrotas; los únicos reveses que ha sufrido la selección nacional han sido ante República Dominicana y Panamá, que se enfrentaron en la jornada de ayer con victoria para los dominicanos con marcador de 10-4. Tanto Dominicana como Panamá ostentan tres victorias y una derrota cada uno.

Según el sistema de competencia, clasifican a la final el primero y segundo de la clasificación, mientras que el tercero y cuarto disputarían el partido por la medalla de bronce. A Nicaragua le quedan todavía tres partidos ante rivales que en teoría deberían ser accesibles, hoy enfrenta a Brasil, posiblemente el más difícil de los tres que le restan a la azul y blanco. Mañana, los pinoleros se miden a Costa Rica y el viernes se enfrentan a Argentina, rivales que no deberían complicar a los nicas.