•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La fecha de caducidad de Ricardo Mayorga (32-9-1, 26 nocauts) en el boxeo, se cumplió hace varios años. La edad no tiene misericordia, pasa factura, más a los pugilistas que recibieron una lluvia de golpes y vivieron una vida no tan ordenada fuera del ring. De “Matador” solo los recuerdos quedan, su pegada de martillo, los rivales ahora la sienten como algodón, el oxígeno apenas da para dos asaltos como máximo, y las piernas perdieron la vitalidad que le funcionaba para ir al frente o salir de las brasas.

Mayorga empacó maletas ayer y viajó a Rusia junto a Rosendo Álvarez. El viernes 3 de noviembre enfrentará al local invicto Andrey Sirotkin (13-0, 3 nocauts) por el título internacional 168 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). El pronóstico es claro, Ricardo debe perder, corriendo el riesgo de sucumbir de forma estrepitosa. Para creer en un triunfo del nica hay que tener la fe de un monaguillo, esa de la que dispone Rosendo. “Haremos historia”, dice el excampeón mundial, convertido ahora en mánager y entrenador en ocasiones. Desafortunadamente el boxeo no es un asunto de fe nada más, se necesitan condiciones físicas, Mayorga ya no las tiene.

Si hay una cualidad importante de Mayorga es que sigue creyendo en sí mismo, llueve, truene, o tiemble. A estas alturas es complicado discernir si cada articulación verbal que hace es broma o realmente lo dice creyendo en su corazón. “Voy a terminarlo en 6 minutos”, señaló ayer antes de que el avión despegara. “He entrenado fuerte, debo confiar en Dios, en el apoyo de mi familia, me siento preparado para volver con el triunfo rápido”, agregó.

Si pierde, se retira 

Dice Mayorga que ha pensado en el retiro a sus 44 años. “Dos peleas más y me voy”, afirma. No obstante al ser cuestionado sobre qué pasaría si su rival ruso le gana, la opinión del “Matador” tiene un ajuste importante. “Uno con la experiencia puede descifrar a cualquier joven. Si pierdo aceptaré la derrota, será el momento de colgar los guantes y decirle adiós al deporte. No me hizo falta nada, esta pelea extra es una bendición de Dios”. 

Triunfar sería darle un aire de resurrección inesperado a su carrera, asegurándose ganar mucho dinero en Rusia, pues en ese país estarían dispuestos a montarlo en el 2018. “Una vez que le gane a él (Sirotkin), quieren que firme contrato para pelear título mundial en febrero del próximo año”, indicó Mayorga, ganador de tres títulos en 147 y 154 libras. Ahora peleará en 168, categoría en la que los puños son de acero. Ojalá termine de pie la pelea y regrese al país sin recibir un daño severo. ¡Suerte Ricardo!